Deportes

Ni goles ni emociones de México ante Guatemala

México generó poco frente al marco rival, si acaso un tiro libre ejecutado por Luis Chávez y en el que la pelota pasó cerca del poste izquierdo

Tomada de Facebook

Agencia Reforma

miércoles, 27 abril 2022 | 21:03

Ciudad de México.— En el partido en el que había que generarle dudas al técnico Gerardo Martino, la Selección Mexicana empató 0-0 contra Guatemala.

Los chapines vivieron un viacrucis en la víspera tras pernoctar en el aeropuerto, pero ya sobre el césped del Camping World al cuadro dirigido por Luis Fernando Tena le sobró organización y así negoció el empate.

Marcelo Flores por fin tuvo varios minutos con el Tri. Ingresó al 60', justo después de la polémica por su indecisión sobre si elegir a México o a Canadá. Jugó pegado a la banda izquierda, pero siempre retrocedió ante la marca guatemalteca, sin espacio para hacer esa diagonal que tanto le gusta y tirar a portería. Ansioso, bajó mucho por la pelota, pero sin encontrar los huecos para brillar con su desequilibrio.

El técnico Martino no sólo le pidió definirse, sino que advirtió que debe consolidarse como futbolista.

México generó poco frente al marco rival, si acaso un tiro libre ejecutado por Luis Chávez y en el que la pelota pasó cerca del poste izquierdo, un cabezazo desviado de Alejandro Zendejas y otro de Santiago Giménez.

Guatemala sólo le robó el aliento una vez al portero Carlos Acevedo, un cabezazo de Lezcano, apenas arriba del travesaño.

El "Flaco" Tena tenía registro perfecto de tres victorias en sus primeras tres presentaciones. El "Tata" Martino vio el juego a la distancia por su problema de retina, por lo que en la banca estuvo su auxiliar Jorge Theiler.

El partido sirvió más para los debuts, para que Arturo "Palermo" Ortiz jugara todo el segundo tiempo, para que Jonathan Gómez (lateral de la Real Sociedad B) entrara al 83', para que Jordan Carrillo buscara el desequilibrio como interior por derecha, pero a México le faltó atrevimiento para dañar a los chapines, un duelo en el que hubo más show por los espontáneos casi al final del juego que por el desempeño de los jugadores, a quienes se les escapan las opciones para generar dudas en Martino.