Deportes

'Pago a plantel del Veracruz, en una semana'

El propietario del club espera que los jugadores juegen mañana ante Tigres

Reforma

jueves, 17 octubre 2019 | 11:43

Ciudad de México.- El propietario del club Veracruz, Fidel Kuri Grajales, aseguró que en una semana liquidará las deudas con sus jugadores, al aceptar que tiene contratos verbales con varios elementos del plantel, pero les responderá porque tiene palabra.

Por lo mismo, espera que los jugadores sí se presenten al partido del viernes ante Tigres.

"Se ha hablado con ellos, no sé quién esté armando todo este alboroto, pero me estoy dedicando a resolver el problema porque no hay mal que dure 100 años ni persona que lo aguante. Estoy calculando, a más tardar la próxima semana van a estar cobrando", sostuvo Kuri Grajales.

"Yo voy a jugar el viernes, de que juego juego", dijo luego de que se le preguntara sobre los dichos de Álvaro Ortiz, presidente de la Asociación Mexicana de Futbolistas (AMF) sobre que no jugarían el viernes sin pagos.

¿Hay contratos o acuerdos verbales con los jugadores?

"No es que no haya contratos, hay contratos que jugadores no quisieron firmar porque tenía condiciones de resultados, entonces prefirieron verbal y verbalmente los tenemos, sí juegan van a ganar bien.

"No quisieron firmar muchos y esas son las consecuencias. Pero mi palabra vale más que un contrato, los señores van a cobrar sin ningún problema", aseveró.

Indicó que la Liga Mexicana lo ha presionado al hacerle pagar deudas de anteriores dueños del club jarocho, lo cual lo ha desnivelado económicamente pero ya está haciendo lo necesario para solventar el problema.

Kuri comentó que ya ha hablado con el dirigente de la Asociación Mexicana de Futbolistas Profesionales, Álvaro Ortiz, y llegó con él a un acuerdo por lo que no declarar ahora el ex futbolista como si no hubieran sostenido esa conversación.

Apuntó que en caso de que llegara una oferta por el club la escucharía pero sabe que eso no sucederá, porque afuera es fácil hablar pero ya a la hora de ofertar nadie se atreve.