Deportes

Pide Jones triunfos a sus Vaqueros

Jones espera mejores resultados en lo que resta de la temporada

Reforma

miércoles, 27 noviembre 2019 | 19:42

Dallas, EE.UU..- Con la posibilidad de darle las gracias a Jason Garrett si no consigue una victoria hoy ante los Bills de Búfalo (8-3), Jerry Jones pidió a su equipo no reparar en cuestiones extra cancha y les exigió solo una cosa: ganar partidos.

 El dueño de los Vaqueros de Dallas (6-5) se sinceró para un programa de radio y pidió a los suyos que olviden todo lo que no tenga que ver con anotar puntos y llevarse la victoria.

 "Creo que todos, incluidos los aficionados, queremos ganar un maldito partido", aseguró Jones tras ser cuestionado por asuntos como la continuidad de Garrett, la extensión de contrato de su QB estrella, Dak Prescott y el nuevo trato de Ezekiel Elliot.

 "Sé que tenemos mucho en mente sobre quién es el coach, quién juega, quién es mejor en comparación a quién. Pero ganemos algunos partidos, lo demás lo resolveremos. No soy alguien que se acalambra cuando tiene que firmar cheques, pero quiero ganar", aseguró Jones.

 Las afirmaciones han calado hondo en el vestuario de los Vaqueros, que saben que una victoria ante los Bills podría cambiar totalmente sus posibilidades de postemporada.

 "Quiere ganar. Siente que ha formado un gran equipo, algo cierto, y no hemos estado a la altura de las expectativas. Es totalmente válido", aseguró el ala cerrada, Jason Witten, quien volvió esta campaña del retiro para reincorporarse a los Vaqueros en busca del primer campeonato de la franquicia desde el Super Bowl 30.

 Rumbo a su séptima victoria de la campaña están a unos Bills que, tras 25 años de ausencia en Acción de Gracias, quieren un triunfo que los acerque cada vez más a regresar a Playoffs.

No era 'tripping'

 La derrota da Dallas 13-9 ante Nueva Inglaterra tiene un asterisco gigante.

 De acuerdo con información de NFL Insider, los dos castigos por "tripping" que los oficiales de la NFL sancionaron en el duelo entre Vaqueros y Patriotas del domingo pasado "no debieron marcarse".

 Ambos llegaron en momentos cruciales del juego. El primero llegó en el cuarto inicial y terminó en el despeje desviado que se tradujo en la única anotación del duelo.

 El segundo llegó en el ocaso del último cuarto, cuando la sanción impidió a Dallas mover las cadenas y eventualmente finalizó con el balón en manos de los Patriotas.