PUBLICIDAD

Deportes

Quita Pachuca invicto al América con una goleada

Óscar Jiménez volvió a equivocarse y costó goles en contra al América

Edgar Contreras/ Agencia Reforma

domingo, 05 marzo 2023 | 06:17

Acapulco, México.- Óscar Jiménez está en el paredón, fusilado por rivales y por la opinión pública en el partido en el que América perdió el invicto en el torneo y el de más de un año en el Estadio Azteca, 3-0 contra Pachuca.

El portero vivió una semana al rojo vivo, cuestionado por sus dos yerros contra el Atlas.

Frente a los Tuzos, paró casi todo en el calentamiento, pero cuando de verdad importaba fue cómplice de los goles de Jesús Hernández y Roberto de La Rosa.

Los aficionados americanistas (el grueso de los 46 mil 273 asistentes) lo eligieron como el enemigo, lo condenaron sin posibilidad de redención. Al minuto 11 ya le dedicaban el primero de varios abucheos, mientras que al 48' gritaban "Malagón, Malagón", en alusión al guardameta suplente.

Sus compañeros tampoco le ayudaban mucho. Veían que la gente lo traía como piñata y le pasaban el balón continuamente, aunque lo que es peor es que Miguel Layún (otro de los abucheados) se entregó en la acción del segundo tanto y dio todas las facilidades para el tiro en el tercero.

El América no perdía en el Estadio Azteca desde el 20 de febrero del año anterior, precisamente contra Pachuca, 3-1.

Ahora, los Tuzos pegaron muy rápido. Ya ganaban al 3', en una gran jugada colectiva de Kevin Álvarez a Roberto de la Rosa y este a Eduardo "La Chofis" López, quien firmó su sexto gol del torneo.

También hay espacio para la polémica porque si bien el arbitraje encabezado por Adonai Escobedo anuló bien un tanto de Israel Reyes, por mano, invalidó otro por fuera de lugar de Diego Valdés, más la pelota venía de un rival, Luis Chávez. Además, él y el VAR se comieron un penal de Israel Reyes sobre el propio Chávez.

Al goleador Henry Martín lo abandonó la contundencia en un cabezazo franco, Jonathan Rodríguez voló el balón en un tiro de botepronto y Leo Suárez se topó con un eficaz Óscar Ustari.

Pachuca durmió en zona de Liguilla, mientras que quizá Fernando Ortiz haya perdido el sueño a un año de su llegada como técnico, con el dilema entre mantener la confianza en Jiménez o apostar por Luis Ángel Malagón.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD