Deportes

Salva el halo de seguridad otra vida en la Fórmula 1

Guanyu Zhou es el cuarto piloto en la F1 que salva su vida gracias al halo de seguridad, aditamento que se usa en los monoplazas desde 2018

Reforma

Reforma

lunes, 04 julio 2022 | 07:44

Silverstone, Reino Unido.- El halo, esa pieza de titanio situada por encima del cockpit de los monoplazas de Fórmula 1 para proteger al piloto, volvió a cumplir su cometido este domingo en el espectacular accidente producido unos segundos después de la salida del GP de Gran Bretaña, en Silverstone.

  "Estoy OK, todo está claro. El halo me salvó", declaró el piloto chino Guanyu Zhou en su cuenta de Twitter poco después de haber abandonado el centro médico del circuito británico.

  "Nunca es agradable ver cosas así y quedó demostrado una nueva vez hoy que el halo mejora enormemente la seguridad", declaró por su parte el piloto neerlandés Max Verstappen. "Creo que sin él, Zhou se encontraría en otro estado diferente".

  Según las imágenes del accidente producido en la salida de esta décima prueba del Mundial de F1, los monoplazas de Pierre Gasly (AlphaTauri), George Russell (Mercedes) y Zhou Guanyu (Alfa Romeo) entraron en contacto al acercarse a la primera curva.

  El monoplaza de Zhou se salió de la pista boca abajo y terminó al otro lado de las barreras de seguridad, en el espacio que separa la pista de los espectadores. 

En ese violento choque, el halo, esa pieza de titanio de 10 kilos diseñada para resistir un peso de 12 toneladas, demostró una vez más su utilidad y su efectividad.

 Desde su implantación en F1 en la temporada 2018, ese apéndice demostró su pertinencia en varias ocasiones.

Ese mismo año, en el Gran Premio de Bélgica, percutido por el alemán Nico Hülkenberg (Renault), el McLaren de Fernando Alonso salió por los aires y terminó sobre el Sauber de Charles Leclerc. Si el monegasco no sufrió daños fue en gran parte gracias a esa pieza.

 "Es una buena prueba" de su utilidad, había asegurado entonces Alonso.

 En la temporada 2020, el aditamento salvó a Romain Grosjean, quien durante la primera vuelta del GP de Bahréin se estrelló en su Haas contra las vallas, choque tras el cual el monoplaza se incendio.

 El piloto pudo salir del vehículo solo con quemaduras en las manos y tobillos.

  "Hace años no estaba a favor del halo, pero es lo mejor que hemos introducido en la F1", reconoció el francés tras su accidente.

En septiembre de 2021 en un impresionante choque entre Max Verstappen (Red Bull), entonces líder del Mundial de F1, y su perseguidor Lewis Hamilton (Mercedes), en el Gran Premio de Italia en Monza, que habría podido tener consecuencias dramáticas sin esa pieza.

  "El halo salvó sin duda la vida de Lewis", había afirmado aquel día el patrón de Mercedes Toto Wolff.

 Criticado por varias razones a su llegada, por su forma antiestética y por su impacto en la visibilidad de los pilotos y espectadores, el halo dio prueba una vez más este domingo de su eficacia.