Deportes

Se queda Messi más obligado que por gusto

Ahora la gran interrogante es saber a qué costo

Tomada de Internet

Reforma

sábado, 05 septiembre 2020 | 08:31

Barcelona, España.- Lionel Messi se queda en el Barcelona, aunque ahora la gran interrogante es saber a qué costo.

Quizá ni los 700 millones de euros que costaba la rescisión de su contrato alcanzarían para comprar toda la confianza que se perdió en la relación entre el argentino y el Barsa.

Messi por fin habló, y lo hizo para rectificar que no dejará las filas blaugranas. La novela sobre su posible salida terminó con saldo a favor del equipo, que no le dirá adiós a uno de sus referentes y grandes baluartes; sin embargo, el escenario ahora genera más dudas que certezas.

Messi se mostró sincero y firme. Fue directo contra Josep María Bartomeu, presidente blaugrana, a quien acusó de no haber cumplido su palabra y esconderse detrás de cláusulas legales para forzarlo a quedarse.

Por ello, se sostiene otro año, a fin de evitar una larga batalla legal con el club de su vida.

"Yo le dije al club, sobre todo al presidente, que me quería ir. Se lo llevo diciendo todo el año.

Creía que era el momento de dar un paso al costado. Creía que el club necesitaba más gente joven, gente nueva y pensaba que se había terminado mi etapa en Barcelona. Lo siento muchísimo porque siempre dije que quería acabar mi carrera aquí", compartió Messi en entrevista con Goal.com.

"Mandar el burofax era hacer oficial que me quería ir, y el año opcional no lo iba a usar y me quería ir. No era para montar un lío, ni para ir en contra del club''.

Lionel se queda, pero el panorama no luce alentador para él. La llegada de Ronald Koeman le asestó su primera zancadilla sin siquiera haber entrado al campo: el técnico holandés no contempla a Luis Suárez.

Por todos es sabido que el argentino y el uruguayo tienen una gran amistad, y al tenerlo fuera, con ello se estaría fracturando -sin haber iniciado, quizá- la relación con su nuevo estratega.

Pero, Leo dice que estará con Barsa, aunque la relación parece rota. Durante toda la entrevista, Messi se refirió al equipo y a sus directivos como "ellos", ¿alguna señal más clara?

"Esto que ha pasado me ha servido para reconocer a mucha gente falsa que tenía en otra consideración. Me dolió cuando se puso en duda mi amor por este club. Por más que me vaya o me quede, mi amor por el Barsa no va a cambiar nunca", explicó.

Por lo pronto, el "10" culé aseguró que su compromiso con el club será al máximo, aunque por ahora ese amor viva su mayor crisis.

"Voy a seguir en el Barsa y mi actitud no va a cambiar por más que me haya querido ir. Voy a dar lo mejor. Siempre quiero ganar, soy competitivo y no me gusta perder a nada".