Deportes

Se ve amenazada la temporada de NFL

A tres semanas de arrancar la temporada, las protestas cimbran al interior de los equipos de NFL, donde más del 70 por ciento de los jugadores son afroamericanos

Reforma

Reforma

viernes, 28 agosto 2020 | 11:04

Ciudad de México.- La voz de los afroamericanos en las ligas estadounidenses toma cada vez más fuerza.

Las protestas por la igualdad y el abuso ya cimbraron las duelas de la NBA y ahora podrían provocar una fuerte sacudida si se ve la misma unión de los jugadores en la NFL, liga que tiene agendado su arranque de campaña para el próximo 10 de septiembre y que, ayer, vio a casi una decena de equipos pronunciarse en los campos de entrenamiento.

El Institute for Diversity and Ethics in Sport de la University of Central Florida realiza desde hace varios años reportes de raza y género en varias de las ligas deportivas de Estados Unidos y la NBA, donde se originaron el miércoles las protestas deportivas del caso Jacob Blake, es la liga que cuenta con el mayor porcentaje de jugadores de raza negra con el 83.1.

Curiosamente, la segunda liga con mayor cantidad de afroamericanos es la NFL.

Según el último estudio de dicho instituto, en la campaña pasada, la NFL contaba con el 70.1 por ciento de sus jugadores de raza negra.

Los Cardenales, Osos, Broncos, Empacadores, Potros, Cargadores, Jets, Titanes y Washington decidieron no practicar.

Escuadras como los Vaqueros de Dallas aprovecharon el día para charlar entre los jugadores; ahí el mexicano Isaac Alarcón atestiguó la plática de sus compañeros.

"Estamos orgullosos de que nuestros jugadores y clubes, liga y unión de jugadores se estén tomando el tiempo para tener estas difíciles conversaciones sobre estos problemas que afectan a la comunidad", señalaron en un comunicado la NFL y el Sindicato de Jugadores.

ENTRA LA POLÍTICA

Y las protestas llegaron hasta la Casa Blanca.

El Presidente Donald Trump arremetió ayer contra los jugadores de la NBA y dijo que la gente está cansada de ver la liga de basquetbol.

"Se han vuelto como una organización política y eso no es bueno. No creo que sea bueno para el deporte ni para el país", apuntó.