Deportes

Súper Memo Ochoa, héroe del Tricolor

El arquero tapatío se ha ganado un lugar entre los históricos y apunta al Mundial de Qatar 2022

Excélsior
martes, 09 julio 2019 | 12:11
Excélsior

Ciudad de México.- El arquero Guillermo Ochoa, quien sólo en dos ocasiones vio perforada su portería, fue reconocido con el Guante de Oro y se convirtió en una de las figuras indiscutibles de la Selección Mexicana en la Copa Oro 2019.

Su legado en el torneo regional aumenta al ser uno de los tres jugadores con más trofeos de la Concacaf, con cuatro (2009, 2011, 2015 y 2019) igualando así la marca de los estadunidenses Landon Donovan y DaMarcus Beasley.

Ochoase ha convertido en uno de los estandartes del Tricolor a base de trabajo y paciencia para esperar su gran oportunidad.

Previo al Mundial de Sudáfrica 2010, el tapatío se apuntaba como el dueño de la portería, pero Javier Aguirre, después del partido amistoso contra Inglaterra en Wembley, le dio el puesto a Óscar Pérez.

El arquero tuvo que esperar hasta Brasil 2014 para su debut mundialista como titular durante aquella memorable actuación frente al anfitrión en el Estadio Castelao. Desde ese día Ochoa fue visto con otros ojos.

Para su mala fortuna, sus actuaciones con la Selección no se pudieron ver reflejadas con su arribo a un gran club europeo, por no contar con el pasaporte comunitario.

Fueron otros cuatro años difíciles para Guillermo, comiendo banca en el Málaga y descendiendo con el Granada, pero aún perseguía un sueño.

Tras llegar con el Standard Lieja tuvo otra destacada participación en el Mundial de Rusia.

Luego, en la liga de Bélgica, fue nombrado como el mejor portero apenas la pasada temporada, pero aún sigue en la búsqueda de llegar a un equipo grande.

El guardameta tapatío es uno de los nombres más importantes para la Selección Mexicana por sus actuaciones  y sobre todo se le reconoce el  compromiso, al estar presente en los buenos y malos momentos. Además de nunca negarse a una convocatoria, sin importar su situación contractual o familiar.

En la final de la Copa Oro frente a Estados Unidos fue clave con al menos dos intervenciones. Una apenas al minuto cinco cuando superó en un mano a mano a la nueva joya estadunidense, Christian Pulisic, intervención que cambió totalmente el rumbo del partido.

 Luego volvió a aparecer en los minutos finales con otra excelente atajada que evitó el empate, en un  partido que estuvo a punto de no jugar al lesionarse la pierna derecha apenas un día antes.

"Pensé que no podría jugar, pero Tata me dijo que esto es para los valientes y aquí estamos con el campeonato”, dijo tras la victoria.

Ochoa, quien también fue la figura en la serie de penales frente a Costa Rica, se ha ganado a pulso ser uno de los capitanes del Tri y ya supera los 100 partidos como seleccionado nacional. Tiene un lugar entre los mejores arqueros nacionales de la historia.

Cerca de cumplir 34 años, el próximo sábado, apunta a una tercera Copa del Mundo como titular en Qatar 2022 y al menos el proceso ya lo ha iniciado de una manera exitosa.

 Cumple con carrera sólida bajo los tres postes

El debut de Guillermo Ochoa, al igual que sus primeros años como profesional, fueron turbulentos.

A sus 18 años una lesión de Adolfo Ríos le abrió la puerta para poder debutar en el arco americanista.

Ochoa se había logrado ganar una constante aparición con las Águilas al mando de Leo Beenhakker , pero la salida del holandés dejó en incertidumbre su futuro.

Llegó una nueva etapa para los azulcremas con Oscar Ruggeri como timonel. Al argentino no le convencía la juventud de Memo y trajo a su compatriota Sebastián Saja.

Saja venía del futbol español, era experimentado y contaba en su palmarés con varias actuaciones en Copa Libertadores.

Ruggeri no duró mucho al mando del América y llegó Mario Carrillo, quien retomó a Ochoa en el arco, le dio una nueva cara al equipo y desembocó en el título de 2005.

Memo se afianzó en la portería y se convirtió en un emblema del americanismo. En 2011 partió al futbol europeo con el Ajaccio de Córcega, luego de 204 partidos defendiendo el escudo de las Águilas cumplía el sueño europeo.

Actualmente, tras concluir su contrato con el Standar Lieja, el pasado 30 de junio, el arquero nacional es buscado por varios clubes de Europa.