Deportes

Tercer tiempo: León es mucho equipo...

En ataque son generosos porque todos saben con la pelota, en la fabricación del juego son artesanales y dinámicos

Luis Miguel Rodríguez Cruz

lunes, 19 abril 2021 | 22:37

Ciudad Juárez.- León es mucho equipo, demasiado. En ataque son generosos porque todos saben con la pelota, en la fabricación del juego son artesanales y dinámicos, y en defensa son tremendamente seguros. Los de Ignacio Ambriz están cerrando como lo que son: un equipo muy, pero muy temido por todos. Me recuerda a la famosa frase de la Segunda Guerra Mundial donde el general japonés afirma con preocupación tras el ataque a Pearl Harbor: “Me temo que lo único que hemos hecho es despertar a un gigante dormido y llenarlo con una ira terrible”, haciendo referencia a los Estados Unidos. Eso es el León actualmente y sin lugar a dudas será el equipo que nadie va a querer enfrentar en la repesca y mucho menos en la liguilla. León puede tumbar al que sea, incluso a Cruz Azul y al América.Y Bravos se topó con ese paquetazo. Cierto es que Juárez tuvo algunas buenas opciones, pero desgraciadamente le quedaron a Castillo, que eternamente se queda en mucho ruido y pocas nueces. Si Lezcano hubiera estado en su lugar… otra cosa hubiera sucedido. Pero no se vio mal Bravos, nada de eso, simplemente chocó con sus propias limitaciones y con la tremenda misión que significa meterse al campo del campeón del futbol mexicano. Bravos bien en defensa porque supo aguantar los embates serios del Léon, con Montes, Gigliotti, Mena y compañía. No anduvieron muy finos los atacantes del León porque en estas circunstancias y con esas opciones terminan metiendo mínimo 3 goles. Pero eso no es culpa de Bravos que no desentonó como en otros partidos donde ha tenido peor suerte. Los de Alfonso Sosa tienen muchas limitaciones y se les notan por todos lados, pero ayer fabricaron un poco de futbol y generaron algunas jugadas interesantes. Tal vez podría haberse traído un gol, tal vez podría haber empatado, pero le falta esa chispa, ese plus que solamente tienen los equipos con grandes planteles. Queda la duda de si habría corrido mejor suerte de haber jugado Lezcano, quien suele no desaprovechar las jugadas claras de gol que sus compañeros fabrican para él. La suerte ya está echada y por lo menos quedan las buenas sensaciones de mejoría bajo el mando de Alfonso Sosa que ha venido a traer equilibrio en todas las líneas de Bravos. Digamos que vino a refrescar al equipo tras el trance que dejó Tena. Ayer León no mostró su mejor versión y eso también influyó para que la derrota fuera menos abultada. Bravos muestra ya señales de estar saliendo del estado de coma.