Deportes

Usan sillas, cadenas y hasta pinzas en NXT

Karrion Kross reconquistó el campeonato tras vencer a Finn Bálor por conteo de tres

Agencias

jueves, 08 abril 2021 | 23:00

Ciudad de México.-Continúan los festejos de cara a Wrestlemania y por segundo día consecutivo la NXT continuó con su evento NXT TakeOver Stand & Deliver donde los cerca de 500 asistentes en la arena, así como los millones más que lo vieron por televisión disfrutaron cinco combates vibrantes donde el campeonato máximo cambió de manos.

El combate encargado de abrirnos las puertas fue la lucha de escaleras por el campeonato indiscutido de peso crucero en el que se enfrentaban el irlandés, Jordan Devlin, en contra del mexicano Santos Escobar. Ambos gladiadores mostraron su mejor cara dentro del combate donde las escaleras no solo sirvieron para subir por el campeonato sino también como armar que mermaban el estado físico de los luchadores. Durante gran parte del combate los luchadores hicieron gala de sus movimientos aéreos siendo Devlin quien apuntaba a ganar cuando desde la parte de arriba de la escalera aplicó un spanish fly sobre el mexicano, sin embargo, Escobar recuperó el control y cuando ambos gladiadores estaban en la parte superior de la escalera Escobar conectó un fuerte cabezazo que derribó al europeo y de esta manera el mexicano se convirtió en el campeón indiscutible al descolgar las dos preseas.

Seguido de este combate, las campeonas de parejas femenil, Shotzi Blackheart y Ember Moon, pondrían en juego sus cinturones para enfrentarse a The Way, equipo conformado por Candice LeRae e Indi Hartwell, las cuatro luchadoras se lucieron con movimientos de equipo siendo el spot más impresionante cuando Hartwell logró conectar un Tower of Doom Superplex sobre todas las participantes, incluyendo a su compañera, sin embargo, cuando todo apuntaba a que The way ganarían Ember Moon conectó su movimiento personal, el Double Eclipse, sobre sus dos rivales para que después Blackheart hiciera su sentón sobre Indi Hartweel para de esta manera retener su campeonato.

Nos vamos al tercer combate, pues el campeón norteamericano de NXT, Johnny Gargano, pondría en juego su campeonato al enfrentar a Bronson Reed, quien ayer ganó su oportunidad al derrotar a seis luchadores en el Gauntlet Match, Reed hizo gala de su fuerza lastimando al monarca quien tuvo que ser apoyado por su compañero, Austin Theory, quien aprovechó cada momento de distracción para distraer a Reed y darle la ventaja a Gargano, fue en los momentos finales cuando Gargano aprovechó la fuerza de su rival a su favor, pues cuando Bronson Reed buscaba una plancha desde la tercera cuerda, el campeón evitó ser aplastado por el gigante luchador, al final Gargano aplicó en dos ocasiones seguidas su finisher, el One Final Beat, para llevarse el triunfo.

En la lucha pre estelar, el campeón de NXT, Finn Bálor, ponía en juego su campeonato ante Karrion Kross. El monarca de la marca amarilla no quería perder su cinturón ante Kross es por ello que puso toda la carne al asador para intentar llevarse la victoria, sin embargo, Karrion Kross es un experto en diferentes disciplinas lo cual hacía que el campeón sufriera. Cuando todo parecía que llegaba a su fin, Bálor aprovechó que su rival estaba en el piso y conectaría su famoso Tiro de gracia, sin embargo, Kross logró romper la cuenta para posteriormente dar una ráfaga de golpes con su antebrazo en la nuca de su rival lo que generó que el campeón estuviera mermado y con un golpe de antebrazo más contundente a la nuca del irlandés Kross se llevó la cuenta de tres y se convirtió en el nuevo campeón de NXT.

Nos vamos al combate estelar de la noche, lucha no sancionada entre Adam Cole en contra de Kyle O'Reilly, sin duda alguna la mejor lucha de las dos noches, tanto Kyle como Cole no escatimaron en el uso de sillas, cadenas, pinzas y demás objetos para lastimar a su rival. Adam Cole mantuvo el dominio gran parte de la contienda lastimando de forma despiadada a su ex compañero de equipo, el gran momento de la noche fue cuando Kyle le aplicó un brutal castigo al brazo de cole y este en su desesperación aplicó un rompe espinas sobre la parrilla metálica la cual no resistió el impacto y se rompió mandando a ambos luchadores al fondo. Cuando todo parecía terminar en favor de Cole, Kyle le aplicaría un golpe bajo a su rival quien cayó sobre una silla metálica, posteriormente y luego de amarrarse una cadena en la rodilla O'Reilly conectó la espalda de Cole para después hacer la cuenta y llevarse la victoria.