Deportes

Victoria de Rich Strike en Derby de Kentucky, la historia que el deporte necesitaba

El jinete, Sonny León, nunca había ganado una carrera de apuestas, consideradas las más importantes del deporte, antes del sábado

The New York Times

The New York Times

lunes, 09 mayo 2022 | 10:20

Nueva York.- Este domingo por la tarde, los ojos de Eric Reed estaban entornados y su voz sonaba tan rasposa como una radio de transistores. No había podido dormir, gracias a la victoria totalmente bienvenida de su potro Rich Strike subiendo rápidamente por la barandilla de Churchill Downs y entrando en los libros de historia como el ganador 80 a 1 en las apuestas del Derby de Kentucky 148.

Reed era el único portavoz, al menos por ahora, de este sueño imposible. El jinete del caballo, Sonny León, quien era igualmente poco conocido antes del sábado, se dirigía con su familia a Florida para unas vacaciones que estaban en el calendario mucho antes de que Rich Strike se convirtiera en un participante de última hora en el Derby.

Cuando recorres Ohio y Kentucky para participar en más de 1100 carreras al año, te tomas días libres donde puedes encontrarlos. A Leon le pareció bien traer a su esposa y a su hija de 2 meses a Churchill Downs por un pequeño desvío.

Después de todo, el Derby es la carrera que define las carreras de pura sangre estadounidenses.

Quizá solo los raíles más dedicados conocían el nombre de Leon en el momento de la publicación. León nunca había ganado una carrera de apuestas, consideradas las más importantes del deporte, antes del sábado. Nunca tuvo una montura en el Derby.

No hay problema. León, un venezolano de 32 años, lo trató como la quinta carrera en Belterra Park o en Mahoning Valley, hipódromos de casino en Ohio donde los clientes vienen más por el ding, ding, ding de las máquinas tragamonedas que para ver a los pura sangre correr en un  círculo.

Leon iba a darle a Rich Strike el mismo esfuerzo que lo convirtió en el jinete número 11 en el ranking nacional en lo que respecta a las victorias en 2021. (Las pequeñas recompensas por esas victorias lo mantuvieron relativamente oscuro). Y no se preocupó por eso. Otros jinetes ganaron más dinero que él.

 ¿Estaba nervioso? Para nada.

“Estoy emocionado”, dijo. “Primera vez en el Derby de Kentucky. Tengo un caballo.