Economia

A pesar de perder el trabajo, inmigrantes enviaron dinero a casa

Todo el mundo hablaba de cómo bajarían las remesas, pero se han mantenido notablemente fuertes, dijo el director ejecutivo de Remitly

Tomada de Internet / Imagen ilustrativa

The New York Times

viernes, 25 septiembre 2020 | 14:23

Los Ángeles— La paga de Jesús Perlera por transportar contenedores desde y hacia el puerto de Oakland, California, se desplomó en la primavera cuando la pandemia de coronavirus arrasó con el negocio. Pero, durante los meses inestables, el camionero autónomo nunca dejó de enviar dinero a su madre en El Salvador. "Si no la apoyo", dijo, "¿cómo va a comer?"

Perlera y muchos otros inmigrantes como él han logrado continuar enviando cantidades sustanciales de dinero a casa, incluso después de que el coronavirus empujó sus propios trabajos y ganancias a una caída libre, atendiendo las advertencias tempranas de una terrible consecuencia global de la pandemia.

El Banco Mundial había pronosticado en abril que las remesas transferidas a América Latina y el Caribe por inmigrantes se hundirían casi un 20 por ciento este año, "su declive más pronunciado en la historia reciente", ya que los trabajadores fueron despedidos o sus horas reducidas. Pero ese pronóstico, así como otros de analistas financieros internacionales, es poco probable que se materialice si se mantienen las tendencias actuales.

Las predicciones tenían sentido. Históricamente, las remesas han aumentado y disminuido con la suerte de las economías a las que los inmigrantes han viajado para trabajar.

Pero después de sortear los peores meses del encierro, muchos inmigrantes han vuelto al trabajo y envían a sus familiares incluso más dinero que antes de la recesión, según estimaciones recientemente compiladas.

“Todo el mundo hablaba de cómo bajarían las remesas, pero se han mantenido notablemente fuertes”, dijo Matt Oppenheimer, director ejecutivo de Remitly, una empresa de transferencia de dinero digital con sede en Seattle.

Después de caer precipitadamente en marzo y abril, las remesas a América Latina, alrededor de tres cuartas partes de las cuales son enviadas por inmigrantes que trabajan en Estados Unidos, se han recuperado. El dinero transferido a algunos de esos países en la primera mitad de 2020 en eclipsó la cantidad enviada durante el mismo período en 2019, según datos oficiales.

Las remesas de indios, filipinos y nigerianos en Estados Unidos también han seguido creciendo en relación con el año pasado, según ejecutivos de empresas que rastrean dichas transferencias.

Los resultados inesperados subrayan la resiliencia de los inmigrantes, su capacidad para navegar en tiempos turbulentos y su sentido de obligación con los familiares que dejaron atrás.

"Es contradictorio para la mayoría de los estadounidenses", dijo Oppenheimer. "Pero para los inmigrantes, mantener a sus familias en casa es la razón fundamental por la que vinieron aquí en primer lugar".