Economia

Alza a tasas de interés ‘espanta’ inversiones

Plantean la necesidad de ofrecer algunas líneas especiales de financiamiento

Tomada de internet / Imagen ilustrativa

De la Redacción / El Diario de Chihuahua

domingo, 26 junio 2022 | 06:30

Chihuahua.– Los altos intereses que ya cobran la banca comercial y de desarrollo dejaron de ser competitivos, desalientan la búsqueda de financiamiento, deterioran las finanzas de empresas y productores y para quien ya tiene uno, le genera una carga mayor y dificulta el pago, dijo ayer el presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), Antonio Valadez García.

Juan Barrio Aguirre, presidente de la Asociación de Productores de Nuez del Municipio de Chihuahua, coincidió con su homólogo de la Canacintra y señaló que preocupa el encarecimiento de la tasa de interés de referencia, que está en 7.75 y que a finales de año pueda llegar hasta el 10 por ciento.

Ambos plantearon la necesidad de que la banca comercial y la de desarrollo ofrezcan algunas líneas especiales de financiamiento para que la economía no se vuelva a frenar, justo ahora que empieza a arrancar en esta nueva normalidad.

El líder de los industriales de la transformación dijo que un financiamiento con tarjeta de crédito tiene una tasa de entre el 30 y 40 por ciento, se vuelve impagable, por lo que es necesario que la banca, que logra grandes utilidades cada año, haga algo en favor de los acreditados, ya que no les favorece que sus carteras vencidas crezcan.

A su vez, el productor nogalero de Chihuahua subrayó que le preocupa mucho al sector tener ahora una tasa de la TIIE de 7.75 por ciento, lo cual, según versiones de analistas financieros, no se veía desde hace unos 14 años.

El presidente de Canacintra indicó ayer que muchos de los créditos que adquirieron las empresas durante la pandemia fueron con tasas de crédito variable, y con los incrementos que ha tenido la de referencia, se traduce en un deterioro en las finanzas con una carga mayor que dificulta el pago de la deuda.

Por otra parte, dijo, se encarece el crédito para hacer inversiones y cubrir necesidades como compra de nueva maquinaria, insumos y capital de trabajo, y crea esta burbuja inflacionaria.

Antonio Valadez añadió que se supone que el ajuste de la tasa es para desincentivar el consumo, la inversión y contraer la economía, “pero ahora al tener prácticamente el arranque de ésta durante la nueva normalidad, la desincentiva”.

Señaló que esperan un freno a la inflación para que la economía no se detenga, y para ello se necesita el apoyo del Gobierno federal para que apuntale o saque créditos más accesibles para las empresas y renovación de equipo y capital de trabajo, así como para que la economía no se detenga y puedan fluir las inversiones.

A pregunta expresa, dijo que un préstamo que se dé a través de tarjetas de crédito se convierte en impagable, por lo que queda quizá buscar a través de Sofomes y otros mecanismos, para que las empresas tengan financiamiento más blando.

Propuso que la banca comercial, a la que se le generan grandes utilidades año con año, debiera ponerse más atractiva y bajar los puntos para poder incentivar a los clientes que tienen, “porque caer en carteras vencidas tampoco les conviene a ellos”.

Agregó que las altas tasas de interés atoran el desarrollo, toda vez que ahora se están perdiendo las oportunidades de negocio por un desabasto de insumos generado por la guerra entre Rusia y Ucrania, por lo que hasta perece increíble todo lo que generan esos dos países.

A su vez, Juan Barrio Aguirre dijo que es preocupante el alza que tiene ahora la tasa de interés de referencia, y más el hecho de que la banca para el desarrollo del campo, desafortunadamente, haya dejado de cumplir con su misión en México.

Señaló que las tasas de interés con las que opera no son atractivas porque prestan a una base de TIIE más puntos seis o siete puntos, lo que hace que los réditos sean del 16 al 17 por ciento, los cuales, por los costos de producción, será muy difícil recurrir al crédito.

“Es un costo de financiamiento muy caro, que junto al de los fertilizantes pueden dejar fuera de competitividad a los productores”.

Uno de los principales retos del sector agropecuario es el costo de los fertilizantes y de los combustibles, todo eso hace que se afecten desde un 35 a 40 por ciento los costos de producción, apuntó.