Aranceles a autos amenazan a industria

Productores rechazan gravamen; afectará empleos, precios, ventas y economía mundial, aseguran

Associated Press
martes, 19 febrero 2019 | 23:36

Detroit– La industria automotriz de Estados Unidos se prepara para otra posible escalada en la guerra arancelaria del presidente Donald Trump con el mundo, la cual podría debilitar el sector y la economía a nivel global, inflar los precios de los autos y provocar una reacción del Congreso.


El domingo, el Departamento de Comercio le envió a la Casa Blanca un reporte sobre los resultados de una investigación ordenada por Trump acerca de si los vehículos y piezas importados representan una amenaza a la seguridad nacional estadounidense. Si el reporte concluye que las importaciones representan un peligro para la seguridad nacional, Trump tendría 90 días para decidir si impone esos gravámenes.


Trump ha reiterado su deber como presidente de salvaguardar la seguridad nacional como justificación de su anterior serie de aranceles. Una cláusula obscura de la ley de comercio autoriza al presidente a imponer aranceles ilimitados sobre importaciones si su Departamento de Comercio concluye que amenazan la seguridad nacional.


Ejecutivos de la industria automovilística participaron el martes en una teleconferencia para discutir los posibles pasos que tomaría Trump. Entre ellos están aranceles de hasta 25% solamente sobre las piezas importadas de autos, solamente sobre los vehículos importados o sobre vehículos y piezas, incluidos los procedentes de México y Canadá.


En audiencias públicas la idea de imponer nuevos aranceles a los autos no consiguió respaldo. Incluso los fabricantes estadounidenses de automóviles, que ostensiblemente se beneficiarían de impuestos a sus competidores extranjeros, se opusieron a los aranceles. Entre otras preocupaciones, los fabricantes temen aranceles de represalia que las naciones afectadas vayan a imponer a los vehículos estadounidenses. Muchos productores de EU además dependen de piezas importadas que estarían sujetas a los aranceles de Trump y serían por ello más caras.