Economia

Autorizó sólo la siembra del 50 por ciento de la superficie cultivable

Debido a la falta de agua en las presas y la sequía

Manuel Quezada Barrón / El Diario

martes, 19 julio 2022 | 05:00

Chihuahua.- Durante el presente ciclo agrícola solo se autorizó la siembra del 50 por ciento de la superficie cultivable por la falta de agua en las presas y la sequía, por lo que no queda otra más que resignarse a que se pueda sacar los cultivos con base en lo autorizado, señaló Jesús Emiliano García, líder estatal de la Unión Campesina Democrática (UCD).

Ante el abatimiento del volumen de las 10 presas de la entidad, que en conjunto tienen solo un promedio del 22.4 por ciento, los productores están conscientes de que no se podrá bajar más agua en aquellas que lleguen al 20 por ciento, ya que el vaso receptor no se puede quedar vacío porque generaría una catástrofe ecológica y se dañaría la infraestructura sin tener la mínima humedad.

Precisó que fueron establecidos cultivos como alfalfa, chile, cebolla, sandia, melón, entre otros, de acuerdo al volumen disponibilidad de las presas, y no se amplió la superficie ni la dotación de agua.

Subrayó que los productores están conscientes desde un principio de que no habría más agua de lo autorizado por lo que se sacará únicamente los volúmenes que se alcance en estos días.

Definitivamente sí se ha dado preocupación entre los productores por un pronto cierre de las algunas presas, aunque se puede decir que ya no se está en una etapa tan alarmante para decir que ya se quedaron sin los cultivos.

Precisó que sí hay riesgo, pero la presa se tiene que cerrar cuando la presa llegue a su limite establecido, y la gente esta consciente de eso.

Enfatizó que definitivamente no se puede sacar más agua de las presas de lo permitido, y lo que se le apostaría es a que siga cayendo lluvia y vayan escurriendo, ya no para este ciclo agrícola, sino para el 2023.

Informó que, ya se habrían levantado cosechas y hay quien todavía pudiera recurrir a la irrigación a través de  con pozos agrícolas, para sacar lo rezagado, aunque también es una práctica muy cuestionada por el abatimiento de los manos freáticos.

Otra opción que se tiene es que caiga una buena cantidad de lluvia en las zonas cultivables y ayude a mantener húmeda las siembras.

Jesús Emiliano dijo que también se tiene conciencia de que no se puede agotar toda el agua de las presas ahora, ya que es necesario pensar y asegurarla para el siguiente ciclo agrícola del 2023.

El líder de la UCD indicó que cada año se tiene un ciclo normal de apertura y cierre de presas, pero este año se da de una manera extraordinaria, por lo que si teóricamente se abre el 30 de marzo y se tiene estimado que cierre el primero de agosto, pero el agua de las presas llega a su nivel crítico, ya no es factible extraer más.

Apuntó que hasta ahora no se ha dado una expresión de que ya se quedaron sin agua las presas, pero los productores sí están conscientes de que si falta en el vaso receptor, no habrá otro camino más que cerrar.

Finalmente, Jesús Emiliano indicó que los productores también habilitan los llamados tajos, que permiten captar y trasladar el agua de la lluvia y de riegos, la cual es traslada con bombas, lo cual ha permitido “defenderse” de esta sequía.

mquezada@diarioch.com.mx