Economia

Cambian mexicanos no bancarizados hábitos de pago

Aquellos que iban al Oxxo o 7-Eleven a realizar pagos migraron en la pandemia a tarjetas de crédito y transacciones digitales, según Stori

Reforma / Marlene Garayzar, cofundadora de Stori

Charlene Domínguez/Reforma

viernes, 24 diciembre 2021 | 09:06

Ciudad de México.- Miles de usuarios que durante la pandemia adquirieron por primera vez una tarjeta de crédito, incursionaron en las transacciones digitales y dejaron de ir a tiendas de conveniencia como Oxxo o 7-Eleven para realizar sus pagos.

 Lo anterior, de acuerdo con la empresa de tecnología financiera de consumo Stori, enfocada en ampliar el acceso a crédito y tarjetas de pago digital universal para las poblaciones de ingresos medios y emergentes.

Stori nació con la idea de ser un producto que facilite el acceso a crédito para millones de mexicanos no bancarizados, así como ser una herramienta para crear, construir o mejorar su historial crediticio.

La fintech comenzó operaciones a principios de 2020, poco antes del inicio de la pandemia por Covid-19 en México, y al filo de los dos años de operación en el País, ha atraído el interés de 3 millones de aplicantes para su tarjeta de crédito; casi todas han sido autorizadas.

"La gran mayoría (de los usuarios) son no bancarizados, es la primera tarjeta que tienen y también son nuevos en transacciones en línea entonces están animándose a usar el producto. Al principio era un tema más de necesidad por la pandemia; ahora utilizan la tarjeta porque es un método seguro de pago. 

"Ellos mismos al darse cuenta que no tienen que irse al Oxxo a al 7-Eleven a hacer los pagos en efectivo, que no tienen que irse a ningún lado para hacer este tipo de transacciones físicas y que lo pueden hacer en línea, están cambiando el comportamiento", dijo Marlene Garayzar, cofundadora de Stori.

 La gran mayoría está pagando sus gastos corrientes como luz, agua o teléfono.

 "Eso es muy positivo porque indica que la tarjeta está siendo útil para su vida diaria, para no tener que trasladarse a hacer pagos a CFE o al banco o donde pagaban antes", añadió Garayzar.

 La tarjeta, además, ha resultado ser un método de pago seguro durante la pandemia para hacer comprar en línea, y ha evitado a otros el que tengan que exponer los datos de sus cuentas de débito, abundó la directiva.

 Los tarjetahabientes de Stori están en un rango de entre 25 a 35 años, y un 60 por ciento del total son hombres.

 Stori planea ampliar su equipo de trabajo manera significativa, duplicando las capacitaciones y las oportunidades de desarrollo, además de fomentar la diversidad y la cultura inclusiva.

 México y América Latina se encuentran entre las mayores oportunidades de financieras tecnológicas con alrededor de 400 millones de consumidores desatendidos.