Economia

Conductores de Amazon cuelgan celulares en árboles, pero ¿para qué?

Conductores de la plataforma han tenido que recurrir a estos métodos extremos en medio de la pandemia

Agencias

martes, 01 septiembre 2020 | 19:27

Ha surgido un extraño fenómeno cerca de las estaciones de entrega de Amazon.com en los suburbios de Chicago: teléfonos inteligentes colgando de los árboles. 

Los conductores de entrega por contrato los están colocando allí para adelantarse a los rivales que buscan pedidos, según personas familiarizadas con el asunto.

Alguien coloca varios dispositivos en un árbol ubicado cerca de la estación donde se originan las entregas. Los conductores que ingresan a esta estrategia  sincronizan sus teléfonos con los del árbol y esperan cerca para la recolección de un pedido. 

La razón de esta ubicación extraña, según expertos y personas con conocimiento directo de las operaciones de Amazon, es aprovechar la proximidad de los teléfonos a la estación, combinada con un software que monitorea constantemente la red de despacho de Amazon, para obtener una pequeña ventaja respecto a sus competidores.

Que los conductores recurran a métodos tan extremos es emblemático de la feroz competencia por el trabajo en una economía estadounidense devastada por una pandemia que sufre de altas cifras de desempleo. De la misma manera en que milisegundos pueden significar millones para los fondos de cobertura, un teléfono inteligente colgado en un árbol puede ser la clave para obtener una ruta de entrega de 15 dólares antes que alguien más.

Los conductores han estado publicando fotos y videos en las salas de chat de las redes sociales para tratar de averiguar qué tecnología se está utilizando para recibir pedidos más rápido que aquellos que carecen de la ventaja. Algunos se han quejado con Amazon de que conductores inescrupulosos han encontrado una manera de manipular el sistema de despacho de entregas de la empresa.

En un correo electrónico interno visto por Bloomberg, Amazon dijo que investigaría el asunto pero que no podría divulgar el resultado de su consulta a los conductores de reparto. La compañía, a través de una portavoz, declinó hacer comentarios.

Bloomberg revisó fotos y videos de teléfonos inteligentes en árboles fuera de las estaciones de entrega de Whole Foods y Amazon. Muestran a los conductores acercándose a los teléfonos y sincronizándolos con sus propios dispositivos, luego sentados o parados cerca esperando una alerta sobre una ruta.

Una aplicación similar a Uber llamada Amazon Flex permite a los conductores realizar entregas en sus propios automóviles. Para muchos que tienen otros trabajos, es una forma de ganar dinero extra en su tiempo libre. Pero con el aumento del desempleo y la reducción de los pagos por desempleo, la competencia por ese trabajo se ha endurecido y más personas dependen de él como su principal fuente de ingresos. 

Además de la presión, menos personas utilizan servicios de transporte compartido como Uber y Lyft, por lo que más conductores tienen que entregar pedidos de compras en línea para ganar dinero.

A diferencia de los empleados que trabajan por hora, a quienes se les paga incluso cuando el trabajo es bajo, a los empleados por encargo solo se les paga por trabajo. Por lo tanto, asegurar una ruta a través de la aplicación del teléfono inteligente es el primer paso clave para ganar dinero. 

La mayoría de las rutas Flex duran de dos a cuatro horas y se pueden programar con anticipación. Ese sistema también se puede engañar. Los conductores descargan aplicaciones en sus teléfonos inteligentes que monitorean constantemente el sitio de Amazon Flex y toman automáticamente cualquier ruta que esté disponible, como informó CNBC en febrero. Bloomberg informó un uso similar de aplicaciones por parte de los compradores de Instacart a principios de este mes.

Los teléfonos en los árboles parecen servir como dispositivos maestros que envían rutas a varios conductores cercanos, según los conductores que han observado el proceso. Creen que una persona o entidad no identificada actúa como intermediario entre Amazon y los conductores y cobra a los conductores para asegurar más rutas, lo que va en contra de las políticas de Amazon.

Es probable que las personas cuelguen varios teléfonos en los árboles para distribuir el trabajo a varias cuentas de Amazon Flex y evitar que Amazon los detecte, dijo Chetan Sharma, consultor de la industria inalámbrica. Si todas las rutas se alimentaran a través de un dispositivo, sería fácil de detectar para Amazon, dijo.

"Están jugando con el sistema de una manera que dificulta que Amazon lo descubra", dijo Sharma. "Están un paso por delante del algoritmo de Amazon y sus desarrolladores".

Una de las razones por las que los contratistas de Flex hacen esto es para sortear los requisitos para ser conductor, como tener una licencia válida o estar autorizado para trabajar en EU, según una persona familiarizada con el asunto. En tales casos, alguien que cumple con los requisitos descarga la aplicación Flex y se le ofrece una ruta que gana 18 dólares la hora. Acepta la ruta y luego le paga a otra persona 10 dólares por hora para que lo haga, dijo la persona, quien solicitó el anonimato para discutir un asunto privado.

Un conductor de Flex que ha estado monitoreando la actividad dijo que la compañía debe tomar medidas para asegurarse de que todos los conductores sean tratados de manera justa.

"Amazon lo sabe", dijo el conductor, "pero no hace nada".

Fuente: www.elfinanciero.com.mx