Economia

Costaría 270 mdd verificar tomate

Inspeccionar 100% de tomate en frontera costaría 270 mdd al año, advirtieron senadoras de EU en carta al Secretario de Comercio de ese país

Reforma
martes, 13 agosto 2019 | 14:24
Reforma

Ciudad de México.- La inspección al 100 por ciento del tomate fresco mexicano en la frontera representaría costos por alrededor de 270 millones de dólares al año, advirtieron senadoras de Estados Unidos en una carta enviada al Secretario de Comercio de ese país, Wilbur Ross.

El documento resalta que esta disposición no sólo sería un obstáculo artificial al comercio, sino que no es aconsejable porque los puertos de entrada terrestres presentan actualmente varios retrasos por la escasez de personal e infraestructura.

Además, la imposición de costos y cargas innecesarias sobre el comercio de productos frescos perjudicaría la economía de Arizona y afectaría todavía más los empleos en el estado fronterizo.

Esto, sin considerar que lo propuesto por el Departamento de Comercio abre la posibilidad de que el Gobierno de México responda con inspecciones recíprocas en las exportaciones de Estados Unidos, expone.

Las senadoras Martha McSally y Kyrsten Sinema señalaron también que la intención del Departamento de Comercio de inspeccionar la totalidad de la hortaliza mexicana infringiría los derechos legales y contractuales de los compradores y vendedores de tomates mexicanos en ese país.

Esta disposición, sostuvieron, crearía un campo de juego desigual para las ventas internas de tomates importados y un panorama extremadamente difícil para los importadores estadounidenses de tomates mexicanos para competir con los vendedores.

"Los datos de inspección del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos muestran que no hay un propósito comercial legítimo para un mandato de inspección al 100 por ciento de tomates mexicanos importados.

"Instamos al Departamento (de Comercio) a que tenga esto en cuenta, y que considere un nuevo Acuerdo de Suspensión del Tomate", pidieron en la carta.

El comercio de productos frescos con México respalda directamente un número significativo de trabajos en Arizona y en la región fronteriza del suroeste, por lo que asegurarse de que este comercio continúe de la manera más libre y robusta posible es una prioridad, acotaron.