Economia

Crónica de un desastre: ¿Qué pasó con Banco Famsa?

Uno como cliente debe preguntarse en qué se invierte, cómo se obtienen los rendimientos y si esto puede dar pie a una pirámide o estafa

Agencias

miércoles, 22 julio 2020 | 17:26

Ciudad de México.- En los resultados correspondientes al primer trimestre de Grupo Famsa se observaba que la captación bancaria de Banco Famsa alcanzaba los 34,000 millones de pesos. Tras una ininterrumpida promoción y comercialización de productos de inversión y ahorro, la empresa comunicaba que todo iba muy bien. 

Recuerdo que sus campañas, en las que ofrecían tasas muy altas, despertaron algunas preguntas entre mis clientes y allegados. Mi respuesta a ellos era que debían fijarse en el rendimiento neto y no en el bruto; que analizaran el producto a detalle dentro del portal de internet, dadas algunas diferencias entre lo ofrecido y lo que realmente estaba en el prospecto de información.

Esto no es novedad; es una práctica que se ha vuelto común: ofrecer un rendimiento y promocionarlo en letras grandes para luego encontrar que son mensajes con jiribilla.

Hoy, a la luz de lo ya conocido, muchos de los ahorradores podrán recuperar parte de su dinero si cumplen con dos condiciones: 

1) Que el monto no supere las 400,000 UDIs, esto es, 2,500,000 pesos aproximadamente. 

2) Que el producto contratado entre en una de las siguientes categorías: cuentas de ahorro, cuentas de cheque, tarjeta de débito, cuentas de nómina, pagarés con rendimiento liquidable al vencimiento y certificados de depósito.

De estar involucrado con este caso, es recomendable acceder a la página de internet del IPAB para conocer los detalles. Es preciso entender que si se tenía algún crédito, este sigue vigente y será llevado por el mismo IPAB; de esta manera, aunque el Banco ya no siga operando, la deuda debe ser saldada para no caer en morosidad o alguna penalización.

Como punto relacionado, quiero mencionar que lo acontecido a Banco Famsa ha afectado el precio de la acción de Grupo Famsa, pero esto no quiere decir que las acciones vayan a ser retiradas de la bolsa. Al día de hoy, los títulos siguen cotizando a menos de 1 peso por acción, un precio mucho menor al 1.8 que costaban antes del anuncio de Banco Famsa. 

Si se tienen acciones de esta empresa habrá que estar atento a cualquier comunicado, consultar sus reportes y, de ser posible, asistir a las conferencias posteriores a la entrega de resultados.

En términos generales, que un banco deje de operar es un evento desafortunado, pues el acceso al sistema financiero sigue siendo escaso, sobre todo en la base de la pirámide. 

Este suceso nos muestra que el sistema financiero está en observancia de todas las disposiciones para garantizar el adecuado manejo de las leyes y procesos, en aras de garantizar la salud o viabilidad financiera de las instituciones reguladas.

Eso me lleva a recomendar siempre poner atención. Existen muchas empresas que ofrecen magníficos rendimientos y lo hacen para rápidamente crear una cartera de clientes; sin embargo, uno como cliente debe preguntarse en qué se invierte, cómo se obtienen los rendimientos y si esto puede dar pie a una pirámide o estafa.

Fuente: www.excelsoir.com.mx