Economia

Declaran quiebra de Oro Negro

Juez declaró la quiebra de la empresa de servicios petroleros Oro Negro, luego de un proceso de concurso mercantil que duró casi dos años

Reforma
viernes, 14 junio 2019 | 11:25
Reforma

Ciudad de México.- Un juez federal declaró hoy la quiebra de la empresa de servicios petroleros Oro Negro, luego de un proceso de concurso mercantil que duró casi dos años.

Benito Zurita Infante, juez Segundo de Distrito en Materia Civil, tuvo que declarar la quiebra de Perforadora Oro Negro e Integradora de Servicios Petroleros Oro Negro, al haber expirado este miércoles el periodo para conciliar con acreedores a los que se deben más de 6 mil 500 millones de pesos.

Este martes, Oro Negro había presentado un "convenio" que solo estaba firmado por la propia empresa, no por los dueños de más de 50 por ciento de la deuda como marca la ley, por lo que el juez lo desechó.

La administración de la empresa quedará en manos de un síndico, que podría ser Fernando Pérez Correa, quien también fue el conciliador, y que tendrá la función de rematar los bienes de Oro Negro para liquidar lo que se pueda a acreedores.

Si bien hay 162 créditos reconocidos con acreedores no relacionados con Oro Negro, los dueños de alrededor de 97 por ciento del pasivo son tenedores de la deuda por más de 900 millones de dólares que emitió la empresa.

Este grupo, representado por el fiduciario noruego Nordic Trustee, ya obtuvo desde mayo pasado el control sobre las cinco plataformas petroleras con las que se dio servicio a Pemex hasta septiembre de 2017.

Lo tenedores son los dueños legítimos de las plataformas, según los contratos de emisión de deuda, y si bien el Juez les había prohibido sacarlas de aguas nacionales, es previsible que ahora intentarán moverlas para que empiecen a generar ingresos de nuevo.

Más allá de las plataformas, Oro Negro tiene pocos activos, y sus deudas con otros acreedores comunes son por montos reducidos.

En septiembre de 2018, Pemex pagó a Oro Negro mil 570 millones de pesos por facturas pendientes, pero el dinero quedó resguardado en un fideicomiso que servía para pagar a los bonistas.

Oro Negro promovió el concurso el 11 de septiembre de 2017, luego de rechazar una propuesta de Pemex para bajar las tarifas que cobraba por la renta de las plataformas.

En agosto de 2017, la empresa había presentado a los tenedores de bonos una oferta de reestructura, que incluía traspasarles la propiedad de la plataforma Primus, canje por un nuevo bono de 300 millones de dólares con intereses más altos, 150 millones de dólares en capital en la empresa, entre otras propuestas que fueron rechazadas.

Ante la negativa de bajar las tarifas, Pemex dio por terminados los contratos de manera anticipada, y si bien otro Juez resolvió en febrero pasado que la terminación fue ilegal, ese fallo está en apelación y podrían pasar años para que sea confirmado en definitiva.

Más allá de la quiebra, están abiertos otros procesos, entre ellos, una demanda arbitral iniciada por inversionistas de Oro Negro, que acusan corrupción de Pemex y reclaman al Estado Mexicano indemnización de 700 millones de dólares.

La semana pasada, Oro Negro y su director, Gonzalo Gil White, demandaron a los tenedores de bonos el pago de mil millones de dólares por daños y perjuicios, proceso ante una corte federal de Nueva York que también podrían llevar años.