Economia

Definen las reglas a impuesto global

El impuesto global que G20 y OCDE acordaron será aplicable a una tasa efectiva de 15% a multinacionales con ingresos de 850 mdd al año

Reforma

Mario López/Reforma

lunes, 10 enero 2022 | 06:49

Ciudad de México.- El impuesto mínimo global de 15 por ciento que pactaron 139 países de la OCDE y G20, entre ellos México, será a una tasa efectiva sobre ingresos anuales iguales o superiores a 750 millones de euros (unos 850 millones de dólares al tipo de cambio actual).

 Para calcular los ingresos se tomarán en cuenta los estados financieros consolidados de los últimos dos a cuatro años previos a la aplicación del impuesto global, de acuerdo con las reglas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), afirmó Juan Carlos Pérez Peña, asesor de Planeaciones Fiscales Agresivas del organismo.

"El impuesto será a tasa efectiva y se aplicará no sólo a las empresas tecnológicas, sino a todas las que tengan ingresos consolidados anuales por 750 millones de euros o más.

Varias empresas mexicanas estarán sujetas a estas reglas, ya sea en México o en otros países donde operan", expresó.

La mayoría de las multinacionales cotiza en bolsa y presenta sus estados financieros consolidados, aunque hay reglas de la OCDE para determinar si es correcto lo que declara de ingresos, expuso.

Además, el Gobierno puede requerir información complementaria para verificar la información de la compañía, misma que compartirá a los demás países que adopten las reglas para aplicar el impuesto, añadió.

Con base en esto, explicó el asesor, se determinará si la tasa efectiva que se pagó en el País o en otras naciones donde la multinacional tiene filiales es igual a 15 por ciento; en caso contario, se podrá aplicar el cobro por la diferencia.

Si México, por ejemplo, demuestra que la filial de una empresa nacional asentada en Francia u otro país firmante pagó una tasa efectiva de 5 por ciento sobre sus ingresos consolidados, puede aplicar el cobro por la diferencia del impuesto mínimo global, es decir, 10 por ciento, explicó.

 "A todos los países se les da la flexibilidad de adoptar o no, de manera consistente, las reglas que se acordaron. Si México decide no adoptarlas no podrá recaudar ese impuesto de las filiales de multinacionales mexicanas en otros países.

 "Pero aquellas naciones que las adopten podrán beneficiarse si demuestran que el cobro de la tasa efectiva en México es menor a 15 por ciento", expuso.

 Si en el País no hay una tasa efectiva de 15 por ciento, puede modificar su legislación fiscal para llegar a ella o establecer un impuesto mínimo doméstico para elevar este gravamen, planteó Pérez Peña.

México tiene este año para hacer los cambios legislativos que considera el impuesto y que se aplicará a partir de 2023.

 Como México acordó esas reglas está comprometido a hacerlo de forma consistente, para que haya una coordinación entre los más de 135 países y no se cobre de más ni de menos.

Si las empresas multinacionales están operando en paraísos fiscales o donde haya tasas efectivas bajas, el SAT podrá recaudar la diferencia por dichos ingresos, lo que desincentivará que las empresas muevan sus utilidades.