Economia

Devasta Covid a las economías en desarrollo

Desde India hasta México y Brasil, países en desarrollo experimentan fuertes caídas económicas, eliminando los avances contra la pobreza

Reforma

Reforma

viernes, 04 septiembre 2020 | 09:30

Nueva York.- Desde la India hasta México y Brasil, los países en desarrollo más grandes del mundo están experimentando algunas de las contracciones económicas más pronunciadas jamás registradas, lo que deja sin trabajo a decenas de millones y hace retroceder los avances contra la pobreza, destacó The Wall Street Journal.

El diario dijo que las naciones en desarrollo no han sentido este tipo de dolor desde la Gran Depresión. La economía de la India se contrajo 23.9 por ciento, durante el período de abril a junio en comparación con el año anterior, su peor desempeño desde que comenzaron las cifras trimestrales en 1996. La economía de Perú cayó 32 por ciento durante ese mismo periodo, la de México 18.9 por ciento, Brasil en 11 por ciento y Turquía en 9.5 por ciento. 

Si bien la pandemia de coronavirus ha causado un dolor económico similar en las naciones más ricas, las consecuencias para las naciones en desarrollo son diferentes en dos formas clave: primero, la pandemia continúa arrasando a muchos países en desarrollo. India tiene el mayor número de casos nuevos diarios del mundo, y Estados Unidos es la única nación rica en el top 10 de muertes diarias por Covid-19. Cuanto más se prolongue la pandemia, mayor será el dolor económico.

En segundo lugar, las naciones en desarrollo tienen muchos menos recursos para gastar en proteger a sus trabajadores y empresas de las consecuencias económicas.

"En promedio, la contracción económica de los países desarrollados y los mercados emergentes no será muy diferente este año. Pero la gran diferencia está relacionada con el empleo, ya que los países en desarrollo tienen menos capacidad para apoyar a los trabajadores", dijo Eric Parrado, economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo.

La pandemia ya ha destruido cerca de 26.5 millones de puestos de trabajo en América Latina, más que toda la población de Florida, destacó.

A diferencia de los países ricos, los confinamientos en muchas naciones en desarrollo fueron menos efectivos para detener el virus en su camino, en parte porque muchas personas no tienen ahorros y no pueden permitirse dejar de trabajar, señaló el diario.

Ahora el virus se está propagando más rápido en India que en cualquier otro país. Aunque la economía ha retrocedido desde que se alivió el bloqueo, es poco probable que los trabajadores vuelvan a trabajar en la ciudad mientras persista la pandemia y continuarán recortando el gasto.

En la capital colombiana de Bogotá, la ciudad recién comenzó a flexibilizar las regulaciones sobre restaurantes, empresas de transporte y otros servicios.

Un tercio de los 90 mil restaurantes estimados en Colombia antes de la pandemia han cerrado.

Para las multinacionales más grandes, las consecuencias económicas de la pandemia significan ventas más débiles en las economías emergentes, un cambio respecto de los últimos años en los que los países en desarrollo estaban ayudando a compensar las bajas ventas en las economías avanzadas, indicó el Journal.

El fabricante de jabón Dove Unilever PLC informó una caída del 1.9 por ciento en las ventas subyacentes en los mercados emergentes durante el segundo trimestre, pero un aumento del 2.1 por ciento en los mercados desarrollados.

Las naciones en desarrollo tienen menos recursos para abordar el problema. En Brasil, los economistas se preguntan cuánto tiempo podrá el gobierno mantener su programa de ayuda.

El aumento en el gasto en los diversos programas de estímulo del gobierno elevó el nivel de deuda total de Brasil al 86.5 por ciento del PIB en julio desde el 75.8 por ciento a fines de 2019.

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, descartó asumir más deuda o aumentar drásticamente el gasto durante la pandemia. Su gobierno ha impulsado algunos programas de efectivo para los pobres, pero negó una ayuda más amplia a las empresas, argumentando que los programas de rescate anteriores solo ayudaron a los ricos.