Economia

Elimina el Gobierno protagonismo a SCT

El Gobierno le ha quitado protagonismo a SCT al no dejarle dirigir proyectos prioritarios como el Tren Maya y el aeropuerto de Santa Lucía

Reforma

Azucena Vásquez/Reforma

viernes, 24 julio 2020 | 07:29

Ciudad de México.- Desde que inició la nueva Administración federal, el Gobierno le ha quitado protagonismo y funciones a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), como se observa en varias acciones.

La primera ocurrió a principios de diciembre de 2018, cuando se dio a conocer que la dependencia encargada de la construcción del Tren Maya sería el Fondo Nacional del Fomento al Turismo (Fonatur), y no la SCT, con el argumento de que se trata de un proyecto de desarrollo regional y turístico.

Lo anterior aún cuando en el pasado la SCT dirigió obras de transporte ferroviario, como el Tren Interurbano México-Toluca.

El 5 de diciembre de ese año, se incluyó entre las actividades de Fonatur Tren Maya la posibilidad de tramitar asignaciones y permisos y ejecutar la construcción, operación, explotación, conservación y mantenimiento de vías férreas en el sureste.

Decisión que se oficializó en abril 2020 al otorgarle a esa subsidiaria del Fonatur, el título de asignación por 30 años, mismo que se publicó en el Diario Oficial. 

Asimismo, pese a que históricamente la SCT estaba a cargo de la construcción de obras aeroportuarias, en diciembre de 2018, se determinó que sería la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) quien estaría a cargo de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

En ese momento, el Presidente defendió que el Gobierno adjudicara al Ejército la realización de obras de infraestructura, aunque no tengan carácter militar, bajo el argumento de que la Sedena tiene uno de los mejores sistema de construcción.

Desde 2016, la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha cuestionado que la Sedena construya obras no militares.

El último cambio para la SCT fue anunciado apenas el viernes pasado, cuando el Presidente dio a conocer que la Sedena y la Secretaría de Marina (Semar) tomarían el control de puertos y aduanas, funciones que tenía a su cargo desde 1970.