Economia

Esperan salones de eventos un buen cierre de año

Indica sector que este 2021 las haciendas, quintas y sitios semiabiertos de fiestas, tuvieron una buena actividad durante la temporada primavera-verano

Manuel Quezada/El Diario

lunes, 14 noviembre 2022 | 09:35

Chihuahua, Chih.- Luego de dejar atrás la inactividad que se tuvo durante el 2020 y parte del 2021, las haciendas, quintas y sitios semi-abiertos de fiestas, tuvieron una buena actividad durante la temporada primavera-verano, y ahora, se espera que los negocios cerrados se vean favorecidos en diciembre con las reuniones de posadas y de fin de año.

Aracely Lechuga, titular de la Sección Especializada de Salones de Fiesta de la Canaco, señaló ayer lo anterior y planteó que desafortunadamente una cantidad importante de negocios del giro no pudieron sobrevivir a la pandemia.

Expuso que así como muchos propietarios de negocios pudieron soportaron la inactividad de la pandemia, otros optaron por traspasar o rentar sus locales y, no pocos, cerraron y hasta ahora no han podido reanudar sus labores.

Aracely Lechuga dijo que prácticamente están cerrando temporada los establecimientos de fiesta como hacienda,s quintas y sitios semi-abiertos, y los denominados salones cerrados se les está abriendo un panorama muy diferente respecto del año pasado.

Sin embargo, dijo que hasta ayer esperaban tener una reunión con los agremiados para saber qué comportamiento tienen las reservaciones para fiestas decembrinas.

No obstante, dado que a las haciendas, quintas y sitios semi-abiertos les fue bien esta temporada gracias a que hay una mayor movilización social y una mejora en cuanto a la pandemia, se espera que también a los otros centros de fiestas les vaya bien el próximo mes.

Aracely Lechuga dijo que los negocios del sector resistieron e insistieron con mucha lucha, y gracias a Dios, valió la pena y pudieron sobrevivir.

Desafortunadamente, apuntó que de los colegas que se dio cuenta que cerraron en meses atrás, ya no volvieron a abrir.

Hay algunos casos donde los propietarios mejor dieron en arrendamiento sus instalaciones, y por ejemplo, una colega retó su local para una Iglesia Cristiana.

Agregó que no obstante de tener que afrontar la falta de actividad y no tener ni siquiera para poder pagar personal de limpieza y mantenimiento, entonces los amantes de lo ajeno veían los negocios como medio abandonadas y empezaron a robar.

Indicó que aparte de quedarse sin trabajo, se afectó a muchos compañeros con el robo de sus instalaciones.

Finalmente, apuntó que gracias a Dios, los negocios de fiestas se empezaron a levantar, y esperan que el 2023 sea mucho mejor.