Economia

Flujos de capital regresan a México tras dos años de salidas

Inversionistas son seducidos por los atractivos rendimientos frente a otras economías

Agencia Reforma

martes, 10 enero 2023 | 18:08

Ciudad de México.- Luego de dos años de salidas históricas de capital extranjero, el País vio un regreso de flujos en 2022, seducidos por los atractivos rendimientos frente a otras economías, pero hacia adelante ello dependerá en buena parte del diferencial de tasas que deje un esperado fin del ciclo alcista del Banco de México (Banxico).

En 2022, el mercado local de deuda gubernamental recibió del exterior 73 mil 530 millones de pesos (3 mil 840 millones de dólares) más que el año pasado, luego de un éxodo masivo de capital de unos 515 mil millones de pesos entre 2020 y 2021, según datos oficiales divulgados este martes.

Con ello, la tenencia de deuda gubernamental en manos extranjeras aumentó 4.5 por ciento, a 1.71 billones en 2022, su mayor incremento desde 2014, pero aún muy lejos de los niveles de 2.15 billones de pesos antes de la pandemia.

La demanda por parte de extranjeros comenzó a crecer luego de que Banxico aceleró el endurecimiento de su política monetaria para hacer frente a la inflación, abriendo una amplia brecha con las tasas que ofrecen otras naciones, lo que también ayudó al peso mexicano, que se apreció 5 por ciento en 2022 y empezó el 2023 con buena racha.

El banco central ha subido su tasa referencial en 650 puntos base desde que inició con su ciclo alcista a mediados de 2021, hasta su nivel actual de 10.50 por ciento, muy por encima del rango entre 4.25 a 4.50 por ciento que ofrece la deuda estadounidense.

"La perspectiva para este año es que ese diferencial se mantenga, aunque no necesariamente durante todo el año, sino que el Banco de México se pueda desligar de la Reserva Federal de Estados Unidos y ese diferencial se pueda reducir", comentó Juan Rich, director de análisis del grupo financiero Ve por Más.

Noviembre y diciembre fueron meses clave para el saldo positivo de 2022, con los inversionistas tratando de tomar posiciones justo cuando comenzaron a crecer las apuestas a que el ciclo restrictivo de los principales bancos centrales del mundo, entre ellos el de México, estaría por llegar a su final.

Sólo en esos dos meses, los inversionistas foráneos compraron títulos mexicanos por unos 169 mil 500 millones de pesos, borrando la fuga de dinero que había venido mostrando el mercado más temprano en el año.

Flujos más estables

Analistas creen que el ritmo de recuperación estará determinado hacia adelante por la actitud de los inversionistas frente a activos considerados de riesgo, como la deuda mexicana, que se enfrenta a un inminente fin del ciclo alcista del banco central, mientras que otras economías seguirían subiendo tasas.

El mes pasado, la Junta de Gobierno de Banxico indicó que al menos una subida más de tipos de interés estaría en el camino, lo que ha llevado a algunos en el mercado a pensar en una tasa terminal en alrededor de 11 por ciento.

Aun así, las presiones inflacionarias siguen latentes, así como las preocupaciones sobre su potencial impacto sobre la economía mexicana que se espera tenga un magro crecimiento en 2023.

La inflación anual cerró diciembre en 7.82 por ciento, muy por encima de meta de las autoridades de 3 por ciento, lo que podría difuminar en los próximos meses parte del atractivo de los bonos locales si los aumentos de precios siguen acelerándose y las tasas se estancan.

"No veo que entre mucho dinero adicional", estimó Jorge Gordillo, jefe de análisis de la firma CI Banco.

"En todo caso, va a ser un año de cierta estabilidad en esta tenencia de valores gubernamentales, pero ya no tan negativo como años anteriores".