Economia

Impediría el SAT facturar a 90% de mipymes en 2023

Cerca del 90% de las micro, pequeñas y medianas empresas está en riesgo de no poder emitir facturas a partir de enero, alertó Canisoft

Agencia Reforma
Agencia Reforma

Alfredo González/Agencia Reforma

lunes, 28 noviembre 2022 | 06:15

Cerca del 90 por ciento de las micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) mexicanas está en riesgo de perder la factibilidad de emitir facturas a partir de enero del 2023, alertó Arístides Palma, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Software (Canisoft).

 

"Ya va a ser obligatorio el esquema de facturación con Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDI) en su versión 4.0, por lo que las empresas que aún no lo adoptan dejarían de cobrar o de realizar sus ventas al estar impedidas para poder facturar", explicó Palma.

 

Señaló que de acuerdo con un estudio realizado por esa agrupación empresarial, cerca de 4.5 millones de empresas en México son mipymes y de ellas casi 4 millones siguen sin adoptar el nuevo esquema de emisión facturas que entró en vigor el 1 de enero de este año.

 

Ese nuevo esquema convivió todo el año con el sistema de facturación versión 3.3, pero será obligatorio a partir del 2023, aunque en algunos casos, como el de las empresas del Régimen Simplificado de Confianza podrán contar con un plazo mayor para adoptarlo, hasta abril del próximo año.

 

"El 90 por ciento de las mipymes seguían hasta hace tres meses con la facturación a través del CFDI 3.3 y sin tomar la previsión de sumarse a la facturación 4.0 porque son decenas de millones diarios de facturas, lo que colapsará al sistema de facturación nacional", advirtió Palma.

 

"Tenemos el tiempo encima y es algo muy complicado por el hecho de que la mayoría de las empresas micro y pequeñas en este país no están preparadas para eso".

 

Consideró que faltando un mes para terminar el año, será es un reto muy importante tanto operativo como de capacitación de personal que opera los sistemas de facturación de los negocios, pues implica recopilación de manera puntual de datos de sus clientes, como el Código Postal, y de sus empleados para empezar a timbrar los recibos de nómina de éstos, que ahora será un nuevo requisito.

 

"La facturación 4.0 entraría en vigor a partir del 1 de enero pasado, al inicio del año, pero ante las dificultades para su adopción el SAT concedió una prórroga hasta el 1 de julio, misma que volvió a posponerse para el 1 de enero próximo", recordó.

 

"Estamos haciendo la recomendación a las empresas para que inicien la operación del nuevo sistema de facturación cuanto antes y que no vayan a hacerlo hasta enero, porque dejarían de estar en posibilidad de facturar".

 

David López, director de ventas de Rackspace Technology, compañía de sistemas de tecnología de software, coincidió en que el proceso es tortuoso porque implica conciliar los datos de clientes y proveedores, y estar seguros de que en toda la cadena de producción coincidan con lo que tiene registrado el SAT.