Economia

No es control de precios, sino subsidios cruzados; consideran

Así lo expuso la asociación “México ¿Cómo Vamos?”

Manuel Quezada Barrón / El Diario

miércoles, 04 mayo 2022 | 20:19

Chihuahua.- El plan anti inflacionario que pretende llevar a cabo el Gobierno Federal no es una estrategia de control de precios, sino de subsidios cruzados, donde se busca compensar la pérdida de utilidad de mantener el valor estable de cierto producto a través del incremento en el de otros artículos, informó la asociación “México ¿ Cómo Vamos?”

Detalló que, este nuevo acuerdo de “precios justos” parece ser bipartita, en el sentido de que es propuesto por el gobierno federal y debe ser atendido por el sector empresarial y no por ello se definirá unilateralmente los precios de 24 productos de la canasta básica.

La agrupación ejemplificó que con este programa de subsidios cruzados, una empresa comercializadora que solo vende dos artículos, frijoles y lentejas, el costo que implica mantener el precio del frijol estable se traslada al precio de las lentejas para que, en general, las utilidades de la empresa se mantengan constantes.

Sin embargo, estas estrategias solo pueden ser implementadas por empresas que puedan hacer esta sustitución, en términos de capacidades y de variedad en su oferta de bienes, precisó. 

Contrastó que una tiendita de barrio que solo vende algunos de los 24 productos de la estrategia de precios justos, no tendrá la capacidad de hacer el traslado de los costos de mantener el precio de un bien estable.

Los productos que se busca incorporar al programa de subsidios cruzados son: aceite vegetal, azúcar morena; pan de caja, pasta para sopa;  arroz, frijol, tortilla de maíz, huevo, bistec de res, chuleta de puerco; atún en lata, leche, pollo entero, sardina, cebolla, chile jalapeño, jitomate saladet, limón, manzana, naranja, papa, zanahoria, jabón de tocador y papel del baño. 

Volviendo al ejemplo de una empresa que oferta solo dos bienes, pero en este caso frijol y huevo (ambos considerados dentro de la estrategia de precios justos de 24 productos); no podrá trasladar los costos de un producto a otro pues ese artículo también tiene que mantenerse estable de acuerdo con la estrategia planteada por el gobierno federal.

Ante esta situación, esta empresa de dos bienes vería una caída generalizada en su utilidad, que no podría ser compensada por un reajuste en su estrategia de precios, o incluso tendría que cerrar ante la imposibilidad de ser parte de la estrategia, sobre todo si se incorporan sanciones a quienes no la cumplan, expuso la “México ¿Cómo Vamos? 

En caso de que la estrategia de precios justos se extendiera hasta el segundo trimestre de 2023, cuando Banxico pronostica regresar al rango de variabilidad, esta pérdida en utilidad podría significar el cierre de millones de empresas pequeñas y medianas, con costos altísimos para el empleo y el emprendimiento en México, advirtió.

Durante la pandemia, por cada empresa que cerró, se perdieron casi 2.5 empleos, mientras que las empresas que nacieron en el periodo, solo crearon do empleos. 

La pérdida neta del empleo que presupone el cierre de micro, pequeños y medianos negocios es preocupante, indicó la fuente. 

Poner un precio uniforme para bienes y servicios de primera necesidad en todo el territorio nacional, no solo es poco eficiente, sino que elimina la posibilidad de asignar de mejor forma el esfuerzo que se busca hacer entre sector privado y sector público, consideró.

Finalmente, dijo que México es un país muy diverso en sus dinámicas sociales y económicas y, por lo tanto, la pobreza laboral, la recuperación del mercado laboral, el crecimiento económico, pero sobre todo, ni siquiera el alza generalizada de precios se comporta igual en todas las entidades federativas.

mquezada@diarioch.com.mx