Economia
Dueños de gimnasios

Pierden millones por los cierres

Protestan decenas en Pueblito Mexicano y exigen que se les deje trabajar

Iris González/ El Diario de Juárez

martes, 01 diciembre 2020 | 06:10

Ciudad Juárez— Pérdidas de más de 5 millones de pesos por ocho meses de cierre enfrenta Francisco Ruiz, propietario de la cadena de gimnasios Trainer Gym, desde que inició la pandemia del Covid-19. 

Debido a que la situación es insostenible tanto para él como para sus 100 trabajadores, acudió ayer a manifestarse a las oficinas de Gobierno del Estado conocidas como “Pueblito Mexicano”, para exigir que se les deje trabajar. 

Acompañado de unas 100 personas, entre instructores y propietarios de otros gimnasios, fueron a exponer a autoridades estatales que este tipo de espacios es más una solución al problema de salud, que un lugar donde se propicie la propagación del coronavirus.

“Los pulmones se fortalecen haciendo ejercicio y unos pulmones fuertes ayudan a que el Covid-19 sea menos agresivo”, expusieron.  

Francisco Ruiz manifestó que a pesar de que se quedó sin ingresos tras el cierre de las seis sucursales de su gimnasio, sigue pagando renta, agua, luz, gas e impuestos al IMSS.

De los 100 trabajadores que tienen, solamente 50 están dados de alta ante el IMSS, mientras que el resto son instructores que dependen de la cuota que pagan los usuarios en los gimnasios por sus servicios.

Mencionó que “aunque tenía ahorros, ya se terminaron desde hace varios meses”, por lo que para sobrevivir recurrió a vender los equipos del gimnasio, además de acudir  a préstamos bancarios.

En la misma situación se encuentra Luis Alfonso Caldelas Castro, propietario de Flex Gym, quien aunque cuenta con solo una sucursal, las pérdidas económicas que enfrenta son de más de un millón de pesos.

“A pesar de que estamos cerrados, no me perdonan renta, agua, luz ni ningún otro servicio, por lo que he tenido que vender algunos aparatos”, lamentó.

Mencionó que aunque diciembre es un mes ‘flojo’ para el gremio, buscan reactivarse desde ahorita mismo, ya que enero es la temporada fuerte por los propósitos de Año Nuevo.

Con pancartas en mano que exigían la reapertura, los manifestantes acudieron primero a las oficinas de Coespris, y después de no tener respuesta, se trasladaron a la Representación de Gobierno, donde no les resolvieron nada, por lo que amenazaban con abrir aun sin permiso.  

“¿Por qué los bares sí y los gimnasios no?, la renta y los recibos no están en semáforo rojo”, se leía en sus pancartas.

De acuerdo con datos de los mismos manifestantes, en la localidad suman unos 800 gimnasios de los que dependen miles de trabajos.