Economia

Prevé Banxico más afectaciones a economía e inflación

La autoridad monetaria recortó este miércoles por quinta vez consecutiva su pronóstico

Reforma / Banco de México

Reforma

miércoles, 26 agosto 2020 | 14:11

Ciudad de México— Los choques derivados de la pandemia de Covid-19 han impactado persistentemente a la actividad económica del país, que se podría contraer hasta 12.8 por ciento este año, así como a la inflación, por lo que el panorama para dicho indicador sigue siendo incierto, señaló el Banco de México (Banxico).

La autoridad monetaria recortó este miércoles por quinta vez consecutiva su pronóstico sobre el comportamiento de la economía de México en 2020, ahora a un rango de entre menos 4.6 y menos 12.8 por ciento, dependiendo de que tan profundos sean los efectos derivados de la pandemia, desde una estimación previa de entre menos 4.6 y menos 8.8 por ciento.

Las previsiones de Banxico para el crecimiento en 2021 también fueron revisadas, en este caso a un rango de entre menos 0.5 y menos 5.6 por ciento, desde el rango de menos 0.5 a 4.1 por ciento del informe anterior.

El banco central elevó su previsión de inflación para el cuarto trimestre del año a 3.7 por ciento, desde 3.5 por ciento estimado previamente.

Destacó que la debilidad de la demanda ejercerá presiones a la baja sobre la inflación, mientras que la depreciación cambiaria y las disrupciones en la oferta operarían sobre la inflación en sentido opuesto.

"Las afectaciones sobre la actividad económica y la inflación se han venido materializando y se espera que seguirán incidiendo en un horizonte más amplio", indicó en su informe trimestral.

"En particular, la pandemia y las medidas para su contención propiciaron una contracción profunda en la producción de una amplia gama de bienes y servicios, una importante caída de la demanda agregada y ajustes en precios relativos".

Banxico subrayó que los efectos derivados de la pandemia de Covid-19 sobre la demanda y los patrones de consumo, así como los choques al tipo de cambio y de oferta, han determinado de manera importante la evolución de la inflación en el trimestre que se reporta.

Refirió que, a partir de mayo, la inflación general anual se ha incrementado debido a que las referencias internacionales de los energéticos han aumentado y, con ellas los precios internos, presionado al alza a la inflación no subyacente.

Asimismo, resaltó que la inflación subyacente ha repuntado.

"La evolución de la pandemia ha dado lugar a ajustes de precios relativos, con una recomposición al interior de la inflación subyacente, toda vez que se han presentado presiones a la baja en los precios de los servicios y al alza en los de las mercancías.

"Así, la inflación subyacente se ubicó en 3.62 por ciento en el segundo trimestre y en 3.93 por ciento en la primera quincena de agosto. A su vez, la inflación general anual se situó en 2.77 por ciento y en 3.99 por ciento en dichos periodos", mencionó.

De este modo, el banco central señaló que la incertidumbre que prevalece sobre la evolución de la pandemia y los efectos sobre la actividad económica también implica que el panorama para la inflación continúa siendo incierto.