Economia

Prevé Cepal 'rebote' de 3.8% para México en 2021

El PIB de México habrá caído 9.0 por ciento en 2020 y tendrá un insuficiente repunte de 3.8 por ciento el próximo año, estimó la Cepal

Reforma

Reforma

miércoles, 16 diciembre 2020 | 08:58

Ciudad de México.- Después de una profunda caída de 9.0 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) estimada para este año, la economía mexicana crecería 3.8 por ciento en 2021, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

  En tanto, Brasil crecería 3.2 por ciento en 2021, después de una caída de 9.2 por ciento en 2020, mientras que Chile y Colombia aumentarían su PIB en 5.0 por ciento el próximo año, luego de bajas de 7.9 y 5.6 por ciento, respectivamente.

 El organismo de Naciones Unidas advirtió que si bien el crecimiento para 2021 es mayor que las tasas regionales de los últimos años, esto es en su gran mayoría resultado de un efecto de arrastre o rebote estadístico y no será suficiente para recuperar los niveles de PIB perdidos en 2020.

La Comisión subrayó que las tasas para 2021 tienen que ser entendidas a la luz de las fuertes caídas de este año y proyectó que la recuperación de la región se alcanzará hasta 2024 o incluso podría tardar una década.

Para México y Centroamérica, el crecimiento de 3.8 por ciento estaría compuesto de 3.0 por ciento por un rebote estadístico y de sólo 0.8 por ciento de crecimiento "genuino", real o verdadero. 

La recuperación, tanto global como regional, continúa atada a la disponibilidad y distribución de una vacuna contra el virus, los cierres económicos y aperturas por la pandemia, las acciones de política monetaria, fricciones comerciales, entre otros factores, señaló la Cepal.

  El organismo mantuvo su previsión de una baja de 9.0 por ciento este año para la economía del País, a diferencia de su perspectiva para toda Latinoamérica, la cual mejoró desde su último informe.

 La Comisión mejoró su visión para la economía de la región este año a una contracción de 7.7 por ciento, desde la caída de 9.1 por ciento prevista en julio, ya que en la segunda parte del año empezó a mostrar cierta mejora frente al segundo trimestre, favorecida por paquetes fiscales y reaperturas.

 Aún así, se trata de una caída histórica para la región, golpeada por la pandemia de Covid-19.

 "Es la mayor contracción desde que se inician los registros en 1900. El PIB retrocede prácticamente en todos los países", señaló en su Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2020, informe que prevé que retomar los niveles de actividad previos a la crisis sanitaria tomará varios años.

 Antes de la pandemia, la región ya mostraba un bajo crecimiento de 0.3 por ciento en promedio en el sexenio 2014-2019, pero el choque a la economía mundial, el confinamiento aplicado en América Latina sobre todo a partir de marzo, así como el cierre de actividades hicieron que la emergencia desatara la peor crisis económica, social y productiva de la región en 120 años.

  Después de la histórica contracción en 2020, la economía latinoamericana lograría crecer 3.7 por ciento el próximo año.

 Las exportaciones regionales, altamente dependiente de los envíos de materias primas, se contraerían 13 por ciento en 2020, con una caída de los precios de 7 por ciento y una baja de los volúmenes de 6 por ciento.

 El volumen de importaciones, en tanto, caería 14 por ciento, la mayor desde la crisis financiera mundial de 2008-2009.

 "La contracción de la actividad económica ha venido acompañada de un aumento significativo de la tasa de desocupación, que se prevé en torno al 10.7 por ciento, una profunda caída de la participación laboral y un incremento considerable de la pobreza y la desigualdad", señaló la Cepal en el reporte.

 Según la Comisión, además del acceso a la vacuna y el curso de la crisis sanitaria, otros riesgos que enfrentará la región el próximo año son el empeoramiento de las condiciones financieras mundiales, una caída en los precios de las materias primas y una retirada prematura de estímulos monetarios y fiscales, tanto en las grandes economías como en el ámbito local.

  "Las cicatrices que deja la mayor crisis en décadas, con un aumento de los niveles de desempleo y pobreza, así como de la desigualdad, podrían intensificar las tensiones sociales latentes con consecuencias en la recuperación de la actividad económica de los países", alertó también el organismo.

Con casi 14.2 millones de contagios y más de 475 mil muertos, Latinoamérica fue durante meses uno de los principales focos mundiales de la pandemia, y Brasil, México y Argentina algunos de los países más afectados del mundo.