Economia

Recortan petroleras gasto; México apuesta a Pemex

Petroleras del mundo recortan sus presupuestos para ahorrar y Pemex hace lo contrario, gasta más para perforar nuevos pozos, dijo WSJ

Reforma

Reforma

lunes, 11 mayo 2020 | 10:25

Ciudad de México.- En las costas de Tabasco, los contratistas de Pemex están ocupados perforando pozos exploratorios en el campo petrolero Xikin, destacó el diario The Wall Street Journal.

El diario dijo que intentar aumentar la producción podría parecer lo habitual para Pemex, si no fuera por esto: a los precios de hoy, la compañía perdería unos 9 dólares por cada barril de petróleo que levanta del fondo del océano en Xikin. 

Las compañías petroleras de todo el mundo están recortando la perforación, las refinerías inactivas y sus presupuestos para ahorrar, tratando de hacer frente al doble golpe de una caída prolongada en los precios del petróleo y el colapso de la demanda de energía durante la pandemia de coronavirus.

México está haciendo lo contrario. Pemex está gastando más dinero para perforar nuevos pozos, extraer petróleo de campos antiguos, renovar sus seis refinerías que pierden dinero y construir una nueva por 8 mil millones de dólares, la primera refinería que país ha construido desde la década de 1970.

La inversión total de Pemex en exploración y producción aumentó 25 por ciento entre 2018 y 2019 a 10.8 mil millones de dólares. Para 2020, la compañía planea gastar más, alrededor de 11 mil millones. La compañía también planea duplicar el número de pozos perforados a 423, mencionó el Journal.

Hasta ahora, el rescate no va bien. Hace dos semanas, Pemex informó una pérdida de 23 mil millones de dólares para el primer trimestre de 2020, antes de que el precio del petróleo se derrumbara. Eso se suma a una pérdida anual de 18 mil millones el año pasado.

Pemex tiene una deuda de más de 100 mil millones, más que cualquier otra compañía petrolera en el mundo.

El diario destacó que los analistas petroleros dicen que la estrategia del Presidente equivale a arrojar dinero bueno al malo, especialmente cuando el país enfrenta una contracción récord causada por la pandemia.

Pemex está "arrojando dinero al fuego, básicamente, desarrollando prácticamente todos los campos descubiertos independientemente de su rentabilidad", dijo Pablo Medina de la firma de análisis Welligence, en Houston.

El registro de Pemex sugiere que Medina tiene razón. Entre 2004 y 2019, la empresa gastó 164 mil millones de dólares para desarrollar nuevos campos petroleros. La producción de crudo cayó en un promedio de 4.4 por ciento cada año en el mismo periodo, mientras que las reservas probadas cayeron en más de la mitad. Los analistas dicen que la disminución habría sido más pronunciada sin la inversión, pero otras compañías petroleras han visto mejores rendimientos de la inversión de capital.

De la cartera completa de Pemex de más de 200 campos activos, el 80 por ciento serían perdedores de dinero a un precio de 35 dólares por barril de crudo Brent, dijo Welligence. El punto de equilibrio de Xikin es de 40 dólares por barril. Los futuros del crudo Brent cotizaban hoy en 31.21 dólares.

"La situación actual de Pemex es insostenible", dijo Medina.

"Lo que vimos en 2019 probablemente empeorará en 2020", agregó.

Una posible solución para los problemas de Pemex es que México transfiera más del riesgo de desarrollar sus campos al sector privado formando empresas conjuntas y vendiendo derechos de perforación a operadores privados, que invertirían el dinero para recuperar el petróleo y pagar una regalía al Gobierno.

"La mentalidad en Pemex es: 'Podemos hacerlo solos'", dijo José Antonio González Anaya, quien fue director general de Pemex hasta finales de 2017.

"Era jefe de Pemex, y estaba tan orgulloso de Pemex como cualquiera, y la realidad es que simplemente no podemos. La compañía simplemente no está configurada para hacerlo por su cuenta ".

"Esta administración ha puesto absolutamente al nacionalismo por encima de las ganancias", dijo Gonzalo Monroy, un analista independiente de energía en la Ciudad de México. "Para ellos, un barril de petróleo producido es un barril de petróleo, no importa de qué campo provenga o cuánto cuesta obtenerlo".

Pemex necesita reducir su carga de deuda, reducir los costos de producción y hacer que sus inversiones de capital sean más eficientes, señaló Lucas Aristizabal, director senior para América Latina en Fitch Ratings.

El costo de elevación reportado de Pemex, o la cantidad de dinero que se necesita para sacar cada barril de petróleo del suelo, ha aumentado constantemente en la última década, de 4.85 dólares en 2009 a 13.73 dólares en 2019.