Economia

Reporta ASF irregularidades por 103 mdp en dos programas

La ASF determinó que en 2020 la administración federal repartió apoyos a beneficiarios inexistentes e incluso a fallecidos

Archivo / Agencia Reforma / Para evitar esta práctica, el Gobierno eliminó el programa de estancias infantiles

Claudia Salazar
Agencia Reforma

jueves, 28 octubre 2021 | 18:45

Ciudad de México— La Auditoría Superior de la Federación reportó irregularidades por más de 103 millones de pesos en los programas para discapacitados e hijos de madres trabajadoras.

La ASF determinó que en 2020 la administración federal repartió apoyos a beneficiarios inexistentes e incluso a fallecidos.

La ASF documentó la entrega de 77.3 millones de pesos a 5 mil 393 individuos del padrón de personas con discapacidad, pero de las cuales no hay registro de su correspondiente CURP.

El Registro Nacional de Población reportó que, en esos casos, la CURP tenía el estatus de claves "inactivas o no válidas" de los beneficiarios del programa

"No se acreditó, con documentación, la aprobación de las solicitudes de los apoyos de los beneficiarios del programa", señaló la ASF en los resultados de auditoría a la Secretaría de Bienestar por la Cuenta Pública de 2020.

Aunado a ello, a mil 006 beneficiarios se les otorgaron apoyos por 13 millones 393.4 mil pesos que carecen del registro de la CURP en el Padrón de Beneficiarios, el cual es un requisito de acceso al programa y que está establecido en las Reglas de Operación.

A otros 324 beneficiarios les entregaron apoyos por 2 millones 246 mil 400 pesos, pero estos fallecieron entre febrero y diciembre de 2019.

Un total de 662 personas, que recibieron apoyos por dos millones 572 mil 800 pesos, obtuvieron los fondos después de la fecha de su defunción, ocurrida entre enero y agosto del ejercicio fiscal 2020.

El órgano regulador encontró que 142 beneficiarios recibieron pagos adicionales, desde uno y hasta por seis bimestres, de acuerdo con la "fecha de incorporación" al programa por un total de 882 mil 400 pesos.

También se ubicaron 28 beneficiarios a los que se les asignaron dos diferentes identificaciones en el padrón, que corresponden al mismo nombre y/o CURP y/o domicilio, lo que ocasionó que se les otorgaran apoyos duplicados por un monto de 177 mil 900.

A 21 beneficiarios se les otorgaron apoyos por 176 mil 900 pesos, pero tenían edades superiores a los 67 años, edad máxima establecida para ser beneficiario del programa.

La Secretaría del Bienestar no proporcionó 28 expedientes de beneficiarios seleccionados y se detectó que en 140 expedientes se carece de uno o más documentos establecidos en las Reglas de Operación, lo cual limitó validar los criterios de elegibilidad y requisitos de acceso.

En cuanto al programa Apoyo para el Bienestar de las Niñas y Niños, Hijos de Madres Trabajadoras, que sustituyó al programa de Estancias Infantiles, la ASF también identificó a beneficiarios inexistentes.

La práctica de los "niños fantasma" fue aplicada en el nuevo programa del Gobierno de López Obrador, que solo consiste en entregar los apoyos directos a los padres de familia, luego de que desaparecieron las estancias infantiles, donde podían estar los menores bajo el cuidado de educadoras.

En este caso, la ASF determinó que faltan por comprobar 7 millones 068 mil pesos, entregados como apoyos a 114 madres, padres o tutores y a mil 293 niños y niñas, quienes no contaron con la CURP ni documentos que los identificaran.

No hubo comprobación de los beneficiarios no solo por la falta de la CURP, tampoco con credencial de elector, acta de nacimiento o comprobante de pago.

También se otorgaron apoyos por 470 mil pesos a 278 niñas y niños que rebasaron la edad límite establecida en las Reglas de Operación, que no debe ser mayor de 4 años.

Se otorgaron pagos por 66 mil 800 pesos a 19 beneficiarios, después de su fecha de fallecimiento.

La Auditoría detectó la falta de documentos en los expedientes de los beneficiarios, los cuales son requisito para el otorgamiento del apoyo y para acreditar los criterios y condiciones para su selección.

Tampoco se entregaron comprobantes y recibos por concepto de 64 pagos efectuados por las instancias pagadoras a 30 beneficiarios.

"Falta un sistema informático para la operación, control, seguimiento y supervisión del programa que permita obtener y procesar la información de cada uno de los procesos operativos, así como comunicar o disponer de la información relevante y de calidad, lo cual también fue observado en una auditoría que se practicó con motivo de la revisión de Cuenta Pública 2019.

"Se identificaron debilidades de control en el contenido de las Reglas de Operación", resume la auditoría.

La ASF emitió tres promociones de responsabilidad administrativa sancionatoria por los resultados en los programas de discapacitados y ayuda a madres trabajadoras.