Economia

Resisten demócratas aprobar T-MEC

Impulso de Trump para modernizar el TLCAN enfrenta obstáculo en Washington, reduciendo posibilidad de aprobar el T-MEC antes de elecciones

Reforma
lunes, 29 abril 2019 | 11:32
Reforma

Washington DC.- El impulso del Presidente Trump para modernizar las reglas comerciales de América del Norte enfrenta un obstáculo en Washington, donde los demócratas y los grupos laborales exigen cambios, reduciendo sus posibilidades de aprobación antes de las elecciones presidenciales del próximo año, señaló el diario The Wall Street Journal.

La publicación indicó que cuando el Congreso regresa del receso esta semana con una lista completa de prioridades, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (demócrata de California) y otros demócratas destacados han señalado que no permitirán una votación sobre el nuevo acuerdo con Canadá y México sin ciertos cambios.

Los demócratas dijeron que quieren facilitar la aplicación de nuevas reglas diseñadas para fortalecer los derechos laborales en México, y dicen que la falta de protección de los trabajadores está afectando los salarios y las perspectivas laborales para los trabajadores estadounidenses.

Los funcionarios de la administración Trump indicaron que estas inquietudes pueden manejarse en una legislación de seguimiento que implementaría el acuerdo entre Estados Unidos, México-Canadá.

El acuerdo aún debe ser ratificado por los tres países, y no hay una fecha límite para que eso suceda. Pero al acercarse las elecciones de Estados Unidos, algunos republicanos y expertos en comercio señalaron que los demócratas podrían estar buscando en parte negarle una victoria política a Trump, o al menos a un precio elevado por el avance del acuerdo.

"Siempre hay motivos políticos", con los legisladores enfocados en quién será responsable o culpable de una reforma comercial tan amplia, mencionó Phil Cox, ex director ejecutivo de la Asociación de Gobernadores Republicanos y actual copresidente de un grupo bipartidista que busca apoyo para el T-MEC.

El diario destacó que el acuerdo aún tiene que pasar por el proceso de ratificación en Canadá y México, pero es la posibilidad de resistencia en Estados Unidos lo que ahora constituye el mayor interrogante, según personas que siguen las conversaciones.

Trump hizo revisar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), un elemento central de su campaña de 2016. En el pasado, él ha amenazado con sacar a Estados Unidos del acuerdo original, y algunos expertos comerciales dijeron que podía renovar esas amenazas.

Pelosi y otros demócratas que votaron por el TLCAN en 1993 creen que sus disposiciones laborales no fueron efectivas y quieren asegurarse de que Estados Unidos tengan herramientas especiales para garantizar el cumplimiento bajo el T-MEC, dijeron asesores del Congreso.

El T-MEC incluye disposiciones que los sindicatos solicitaron, como una regla que exige que una mayor parte del contenido automotriz se produzca en fábricas con altos salarios. Pero algunos demócratas dijeron que el acuerdo no le da a Estados Unidos las herramientas de cumplimiento necesarias. 

Mientras tanto, algunos republicanos están presionando para que se eliminen los aranceles al acero y aluminio impuestas en Canadá y México. En un artículo de opinión publicado ayer en The Wall Street Journal, el presidente del Comité de Finanzas del Senado, Chuck Grassley (R., Iowa), dijo que esas tarifas son un "obstáculo importante" para la aprobación del T-MEC.

En las últimas semanas, los senadores Ron Wyden, de Oregón, y Sherrod Brown, de Ohio, ambos demócratas, han hecho una propuesta de cumplimiento de la ley que ha sido bien recibida por los demócratas de la Cámara de Representantes, dijeron asesores.

Los funcionarios estadounidenses y mexicanos auditarían e inspeccionarían las instalaciones sospechosas de infringir las normas laborales en y Estados Unidos tendría permitido restablecer los aranceles a los productos de las fábricas en violación, destacó el diario.

Los líderes laborales y los demócratas aliados temen que los cambios no sean efectivos a menos que tengan el acuerdo de Canadá y México, mencionó la publicación.

Consultado por The Wall Street Journal sobre las perspectivas del T-MEC en el Congreso este año, el presidente de AFL-CIO Richard Trumka dijo que podría garantizar que no se aprobará sin cambios en el acuerdo internacional subyacente.

Las elecciones presidenciales de 2020 podrían impulsar aún más la oposición demócrata al acuerdo comercial.

Las candidatas presidenciales demócratas Elizabeth Warren de Massachusetts y Bernie Sanders de Vermont, que también son senadores en ejercicio, han dicho que se opondrían al acuerdo a menos que se renegocie con protecciones ambientales más fuertes y con cambios en las reglas de propiedad intelectual que, dicen, son demasiado favorables a la industria farmacéutica.

Mientras tanto, México está trabajando para aprobar una revisión de la ley laboral exigida por el T-MEC. Ese movimiento podría calmar algunas preocupaciones demócratas cuando el Congreso de Estados Unidos regrese esta semana de un receso y busque la celebración de audiencias.

Según la ley comercial conocida como "vía rápida", Trump podría enviar el T-MEC a la Cámara de Representantes y al Senado para una votación ascendente o negativa sin que se permitan enmiendas.

Aun así, en 2008 Pelosi cambió las reglas de la Cámara de Representantes para evitar una votación de este tipo sobre un acuerdo de libre comercio con Colombia, y los asesores dijeron que probablemente lo haría de nuevo si el gobierno de Trump no aborda las preocupaciones de los demócratas sobre el T-MEC, indicó el diario.