Economia

Retira Walmart anuncios con violencia

Walmart le pidió a sus empleados en EU que retiren representaciones de violencia, pero no ha hecho cambios en su política de vender armas

Reforma
viernes, 09 agosto 2019 | 11:53
Reforma

Texas, EU.- Walmart está retirando de sus locales en todo el territorio estadounidense los carteles, muestras o videos con representaciones de violencia luego de la masacre de 22 personas en su tienda en El Paso, Texas.

Sin embargo, la empresa no ha modificado sus disposiciones con respecto a la venta de videojuegos que muestran violencia ni a la comercialización de armas de fuego.

La empresa minorista ordenó en un memorando interno a todos sus empleados que retiren todo material publicitario, apaguen consolas de videojuegos que muestran juegos violentos, en particular Xbox y PlayStation, y que se aseguren de que no aparezcan escenas de violencia en las pantallas de los departamentos de electrónica.

Los empleados también deberán apagar los videos de caza en las secciones de artículos deportivos.

"Revisar todo el local en busca de carteles o muestras con imágenes violentas o conducta agresiva. Retiren del local de ventas o apaguen estos artículos inmediatamente", ordenó Walmart en el memo bajo el título "Medidas Inmediatas".

"Tomamos esta medida por respecto a los incidentes de la semana pasada pero esta acción no refleja un cambio a largo plazo en nuestra selección de videojuegos", dijo la vocera Tara House este viernes.

El máximo ejecutivo de Walmart, Doug McMillon, afirmó esta semana que la compañía sería "reflexiva y deliberada en nuestras respuestas" a los tiroteos. La compañía no tiene planes de dejar de vender armas o municiones, aclaró el vocero Randy Hargrove el domingo en una entrevista, un día después de la matanza en El Paso.

Es probable que la medida desate críticas de parte de defensores del control de armas que aseguran que Walmart, al ser uno de los mayores vendedores de armas y municiones de Estados Unidos con más de 4 mil 700 tiendas, podría hacer más para frenar el flujo de armas en el país.

La compañía ha estado presionada para actuar en los últimos días. Una petición iniciada por un trabajador "junior" en un Walmart en California en protesta por la venta de armas de fuego en las tiendas había reunido más de 50 mil firmas hasta este viernes.

Años de presión pública llevaron a Walmart, el mayor vendedor minorista de armas de Estados Unidos, a poner fin a las ventas de rifles de asalto en 2015 y a elevar la edad mínima para comprar armas a 21 años en 2018. Algunos activistas de control de armas y clientes de Walmart ahora quieren que la tienda deje de vender armas y municiones.

Las autoridades creen que Patrick Crusius, de 21 años, escribió un largo texto racista contra la inmigración masiva antes de abrir fuego el sábado pasado en una tienda Walmart de El Paso. Crusius vivía en Dallas, y la Policía de El Paso dijo que él condujo durante más de 10 horas hasta la ciudad de mayoría hispana en Texas para perpetrar el tiroteo que dejó 22 muertos y una veintena de heridos. Está acusado de homicidio agravado.

El abogado Chris Ayres, que representa a la familia de Crusius en Dallas, dijo a AP en un correo electrónico que nunca le escucharon expresar las posiciones racistas y antiinmigrantes que se le atribuyen en redes sociales.

La matanza en Texas, seguida horas después por otra en Dayton, Ohio, que dejó 9 víctimas fatales, han dejado al país al borde de una crisis de nervios.

El jueves, cinco días después de la matanza de El Paso, cundió el pánico en un Walmart en Springfield, Missouri, cuando un hombre con fusil y vestimenta blindada caminó por la tienda hasta que lo detuvo un bombero fuera de servicio. No hubo disparos, el hombre se entregó y quedó detenido.