Economia

Se dispara impago en el Banco del Bienestar

La tasa de morosidad del Banco del Bienestar fue de 18.5% a septiembre, muy por encima del 11% del mismo periodo del año pasado

Reforma

Charlene Domínguez/Reforma

martes, 09 noviembre 2021 | 11:06

Ciudad de México.- La tasa de impago en Banco del Bienestar fue de 18.54 por ciento al cierre del tercer trimestre del año, 7.51 puntos porcentuales más respecto al mismo periodo de 2020.

Este banco está orientado a dar acceso a financiamiento a sectores más vulnerables de la población, que han sido afectados por la crisis económica que trajo la pandemia.

Las tasas de morosidad reportados por Banco del Bienestar están muy por encima del 2.3 por ciento de la cartera total en la banca múltiple a septiembre, así como del 3.42 por ciento del segmento de consumo.

Incluso supera las tasas de BanCoppel y Forjadores (que también atienden a segmentos de menores ingresos) que reportaron impago de 15.11 y 14.54 por ciento en su cartera de consumo, de manera respectiva.

La eficiencia operativa de Bienestar disminuyó de 4.96 a 3.97 por ciento en el mismo periodo, muestran sus estados financieros.

Además, su índice de liquidez pasó de 213.34 a 180.78 por ciento.

El resultado neto fue de sólo 8 millones de pesos para el tercer trimestre de 2021, cifra menor en 61 millones respecto al trimestre previo.

Esto se debió a una baja en las comisiones netas de 153 millones de pesos, donde resaltan las de programas sociales, así como un alza de gastos de administración de 218 millones por la apertura de nuevas sucursales.

La crisis económica ha afectado más al segmento popular que atiende el Banco del Bienestar, la economía cayó 8.3 por ciento en 2020 debido a la pandemia y cerraron poco más de un millón de mipymes, es decir, 20.81 por ciento de estos negocios que había en el País.

Un 80 por ciento de las empresas sufrió disminución de ingresos y se perdieron 1.14 millones de empleos formales, así como 5.5 millones de informales, dimensionó Enrique Díaz-Infante, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

"Siendo el BaBien (Banco del Bienestar) el banco de la inclusión financiera que atiende al sector de bajos ingresos, que fue el más afectado por la pandemia, es claro que esta dañó su cartera. El problema principal del banco es que trae la vocación perdida entre operar en primer piso y segundo piso.

"Realizar operaciones pasivas y activas en primer piso implica mayores costos y riesgos que hacerlo en segundo piso, máxime si la mayoría de su clientela tiene ingresos precarios e intermitentes que le dificultan comprometerse a repagar sus créditos en forma rígida", consideró Díaz-Infante.

 El mayor riesgo de morosidad de un banco es que luego no puede cumplir con sus obligaciones y limita la capacidad de crédito que puede otorgar en un futuro, indicó Gabriela Siller, directora de Análisis Económico del Grupo Financiero Base.