Economia

Super Mario Bros salva a Nintendo

Ahora cuesta millones de dólares

Excélsior

lunes, 09 agosto 2021 | 20:23

Los videojuegos comúnmente son utilizados para el entretenimiento de las personas, ya sean niños, jóvenes o adultos. Esta vez, un clásico del año 1985 dejó la función de divertir a los usuarios, para convertirse en uno de los juegos más caros del mundo. 

Los coleccionables han sido una fuente de inversión, para aquellos que son pacientes y saben identificar el potencial de un objeto, ya que, con el paso de los años, el valor inicial puede aumentar. Esto sucedió con una copia del Super Mario Bros desarrollado por Nintendo. 

 

La venta del siglo en videojuegos

El medio de noticias The New York Times anunció que el juegó Super Mario para Nintendo Entertainment System (NES) que llevó al éxito a la compañía de Tokio, Nintendo Company Ltd., en los Estados Unidos y el mundo, fue vendido en 1.56 millones de dólares, lo cual equivale a más de 30 millones de pesos mexicanos. Esto debido al aspecto histórico que representa el cartucho que permitió la inmersión de la consola NES en Estados Unidos; además de haber pocos en estado de "nuevo".

En un principio, el videojuego fue comprado en 140 mil dólares, cerca de tres millones de pesos mexicanos, por la plataforma de compra y venta de acciones de activos coleccionables Rally, para después volver a comercializarlo en una cifra mayor. 

Los usuarios que invirtieron en la página, para la compra de este artículo, recibieron un porcentaje del monto. Por lo tanto, para las personas que son amantes de los videojuegos y buscan obtener ingresos de ellos, esta es una opción. 

 

La historia de la consola que dio vida a Super Mario

A mediados de la década de los ochenta, en Estados Unidos, la industria del entretenimiento era acaparada, en su mayoría, por los salones de videojuegos, donde los niños y jóvenes se citaban para comenzar partidas en las máquinas de monedas. Mientras que las empresas computacionales se llevaron la otra parte del mercado que optaba por la diversión personalizada desde ordenadores, como Apple II, Commodore 64, Atari ST, entre otros. 

No obstante, la búsqueda de la practicidad y ligereza en los dispositivos, llevó a algunas empresas como Sega Enterprises y Playstation a trabajar en videoconsolas conectadas a los televisores, las cuales brindaron una mayor comodidad a los usuarios. Fue en ese entonces, cuando Nintendo, una empresa originaria de Japón, vió la oportunidad de expandirse hacia el occidente y competir con los grandes. 

Desde 1983, la empresa de Kioto creó una consola de cartuchos económica, en comparación con las enormes computadoras donde se jugaban videojuegos. Así fue que nació la Family Computer, conocida por muchos como Famicom, de las cuales fueron vendidas cerca de 500 mil unidades en solo unos meses, en el país nipón, tal como lo menciona el escritor Steven Kent el libro “La gran historia de los videojuegos”.

Esto orilló a la compañía a incursionar en los hogares estadounidenses, sin tener éxito, incluso cambiaron el nombre de Famicom por Nintendo Entertainment System (NES), además de realizar algunas modificaciones estéticas. También sumaron accesorios como la pistola y un robot para jugar Duck Hunt, donde el famoso perro cazador recoge el pato que cae después del disparo. 

 

El trasfondo del videojuego más caro 

Dos años de insistencia en Estados Unidos, generaron que Nintendo estuviera a punto de darse por vencido. En cambio, una nueva mentalidad y un ligero rediseño del videojuego Donkey Kong, los llevó al éxito. 

En una entrevista realizada por el escritor japonés Akinori Sao, para Nintendo, es posible conocer cuál fue el proceso creativo de quienes fundaron el juego que ahora es el más caro del mundo.

De acuerdo con la charla, el desarrollador del juego del gorila lanza barriles, Shigeru Miyamoto, junto con el diseñador Takashi Tezuka y el sonidista Koji Kondo utilizaron todos los trabajos de entretenimiento, como Devil World y Excitebike, para utilizarlos de base en la creación de un personaje de mayor proporción, por ello el nombre de “Super”, con el aspecto de un fontanero con bigote, llamado Mario. 

A esta misma concepción se integró la idea del cambio de tamaño de Mario, quien cambiaría a un sujeto diminuto, pero aún con vida, al cruzarse con una dificultad. Otro factor que integraron fueron los largos circuitos, las constantes pruebas, así como los cambios de paisaje, y cómo olvidar la estresante música en las misiones subterráneas. 

Todo esto llamó la atención de los usuarios, pero Nintendo usó la estrategia de vender el cartucho junto con la consola, para lograr el despacho total de más de 61 millones de aparatos y 500 millones de juegos, lo cual generó la aceptación en occidente y el resurgimiento de la industria de los videojuegos, la cual iba en declive durante esa década.