Economia

Urge EU motores de Chihuahua

Posible cierre de plantas automotrices en Estados Unidos por falta de insumos

Manuel Quezada/Eduardo Lara/El Diario

sábado, 11 julio 2020 | 12:20

Chihuahua, Chih.- Las declaraciones del embajador Christopher Landau de que podrían cerrar plantas de autos en Estados Unidos, porque no reciben los motores de Ford producidos en Chihuahua por estar limitada al 50 por ciento de su capacidad industrial, “prendió los focos rojos de alerta”, advirtió ayer el presidente de Índex-Chihuahua, Luis Carlos Ramírez López.

Indicó que la declaración del embajador sacando la voz de la Ford, es algo muy significativo “hay peso en la declaración” y fue muy oportuno al realizarla a unas horas después del encuentro Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.

Observó que esa declaración puede hacer que otros corporativos también empiecen a manifestar que tienen desabasto y ese tipo de problemas, y con eso se animen a buscar otras zonas de proveeduría.

El líder de los industriales manufactureros de exportación agregó que es posible pensar que la falta de insumos en Estados Unidos producidos en la entidad, como el que manifiesta el embajador, sí esté generando algunos problemas allá, “porque no es un evento aislado”.

Planteó que si se empieza como plaza a quedar mal con algún cliente que fuera del país “está a todo vapor”, se enfocarán en otras alternativas como, “buscar una segunda opción, buscando una oportunidad de continuar produciendo lo suyo”.

Quizá de entrada no les pueda resultar más barato, pero les sale más caro no vender, expuso el presidente de Index-Chihuahua.

A pregunta expresa, indicó que el trabajar con el 50 por ciento de la plantilla laboral parece que no le es suficiente a la planta de motores Ford para abastecer la demanda.

Luis Carlos Ramírez indicó que por otro lado también está el problema de la pandemia y la necesidad de establecer algunas medidas de contención de contagios, por lo que se hace difícil tener ese equilibrio entre la producción y la salud.

Dijo que si ahora se acercan con la autoridad para requerir un cambio en los sistemas de producción, lo más seguro es que la respuesta sea esperar el cambio de semáforo epidemiológico y revisar los indicadores.

“Es una historia que ya nos sabemos, no van a jugar una carta distinta a esa, y no los podemos culpar porque es lo que se puso en la mesa y es lo que se está atendiendo ahorita”, expuso.

Luis Carlos Ramírez informó que aun con las limitantes de la producción, al momento nadie ha declarado que ya perdió algún negocio. “Pero esto de la Ford acaba de prender los focos rojos y es un jugador totalmente importante”, apuntó.

El presidente de Index Chihuahua indicó que gradualmente se va a empezar a encontrar empresas de buen tamaño que van a tener clientes importantes que pueden meter en un predicamento similar.

Indicó que la declaración del Embajador sacando la voz de la Ford, es algo muy significativo, “ya hay peso en esa declaración”, y fue muy oportuno al realizarla a unas horas de que Christopher Landau dijo a medios nacionales que un alto ejecutivo de Ford le dijo que la armadora de automóviles en Michigan estaba preocupada por los motores producidos en el norteño estado de Chihuahua, donde el gobernador ha “limitado al 505 la capacidad industrial por el coronavirus.

Indicó que la Ford plantea cerrar fábricas en Estados Unidos a partir de la próxima semana “si no se ponen en macha un aumento en la producción de motores”.

Al respeto y a través de un comunicado de prensa, Kumar Galhotra, presidente de Ford para las Américas y Mercados Internacionales, indicó que la producción restringida de motores en su planta de Chihuahua “no es sostenible”.

No obstante, agregó que con sus plantas en Estados Unidos funcionando al cien por ciento no esperan ningún impacto industrial la próxima semana.

Expuso que continúan trabajando con funcionarios del gobierno en formas de reanudar de manera segura y constructiva la producción restante.

Por su parte, Francisco Santini, presidente del Consejo Coordinador Empresarial de Chihuahua (CCE), dijo que, “estamos revisando el caso, pero es importante que la industria automotriz trabaje al 100 por ciento como en el resto del mundo, de lo contrario podría generarse un cuello de botella muy grande.

Para Ford, la planta de Chihuahua es el mayor fabricante de motores a nivel global, así que si no se aumenta la capacidad de producción si se puede registrar un problema con la cadena”, comentó.

Ante la posibilidad de que Ford retire su planta de Chihuahua de continuar con una producción limitada, Santini indicó que el empresariado de la capital no vislumbra ese escenario. “No vemos un riesgo de que una planta tan productiva como lo ha sido Ford Chihuahua con tanta experiencia y la capacidad de sus técnicos e ingenieros se vaya de la ciudad; ese escenario luce muy complicado, pero es importante que esta planta retome la producción de tiene para dar abasto a toda su cadena”, reiteró.

Según datos del corporativo de Ford, la planta de Chihuahua cuenta con aproximadamente 2 mil 430 empleados y abrió sus puertas en 1983. En la planta se fabrican los motores 2.0 L y 2.5 L Hybrid, 2.5 L, T6, 1.5 L, 4.4 L y 6.7 L para los vehículos de la marca.