El Paso

A nivel récord, los arrestos fronterizos

En marzo, alcanzan el máximo punto en los últimos 15 años; hubo 171 mil migrantes detenidos el mes pasado

The New York Times / Las cifras de la Patrulla Fronteriza contradicen a la administración Biden, que asegura que el flujo no es diferente a otros años

The Washington Post

sábado, 03 abril 2021 | 06:25

Washington— Los datos preliminares de la aplicación de la ley para marzo confirman lo que los funcionarios fronterizos han estado diciendo durante semanas: el número de migrantes que cruzan a Estados Unidos se ha disparado a los niveles más altos en al menos 15 años, y el número récord de adolescentes y niños que llegan sin sus padres ha colapsado la capacidad del Gobierno para cuidarlos.

Aunque el presidente Biden y sus principales funcionarios se han negado a reconocer que se trata de una crisis, los datos más recientes muestran que la nueva administración se encuentra bajo una tensión extraordinaria.

Los agentes federales estadounidenses detuvieron a más de 171 mil migrantes el mes pasado, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP) que contradicen las afirmaciones de Biden de que su administración se enfrenta a una afluencia no diferente a la de años anteriores. 

El rápido aumento de detenciones en la frontera, que se ha más que duplicado desde enero, subraya la magnitud del desafío que enfrenta una administración que ha prometido políticas de inmigración más humanas y más acogedoras.

Los funcionarios de Biden ahora se encuentran compitiendo para agregar miles de camas de refugio de emergencia para aliviar el hacinamiento peligroso dentro de los recintos de las carpas, donde los adolescentes y niños centroamericanos están detenidos por más tiempo que los límites legales y duermen hombro con hombro bajo mantas de aluminio durante días y días.

El mes pasado, CBP acogió a más de 18 mil 800 menores no acompañados, un aumento del 99 por ciento desde febrero y una cifra muy por encima del máximo de 11 mil 861 en mayo de 2019. El aumento en el número de migrantes que llegan como parte de grupos familiares fue incluso más pronunciado el mes pasado, elevándose a más de 53 mil, frente a 19 mil 246 en febrero y 7 mil 294 en enero, según muestran las cifras preliminares.

Un funcionario actual y un antiguo mando de CBP que han visto las cifras preliminares de marzo confirmaron su precisión.

“Estos números sugieren un nuevo nivel de desafío para la administración en su búsqueda de una estrategia fronteriza sensata, particularmente dado el aumento en el número de familias”, dijo Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria, una institución no partidista.

“Se enfrentan a un conjunto de opciones difíciles para tratar de gestionar el flujo de una manera que sea coherente con el deseo de recibir tratamiento humanitario y, sin embargo, disuada a la gente de venir”, dijo.

Cuando los periodistas le preguntaron sobre el creciente número de migrantes que llegan a la frontera, Biden dijo durante su primera conferencia de prensa la semana pasada que su administración se enfrentaba al mismo desafío al que se habían enfrentado administraciones anteriores.

“La verdad del asunto es que nada ha cambiado”, dijo Biden. “Sucede todos los años: hay un aumento significativo en el número de personas que llegan a la frontera en los meses de invierno de enero, febrero y marzo. Eso sucede todos los años”.

Las estadísticas de aplicación de marzo desmienten esa afirmación. El vertiginoso aumento de los cruces durante los dos primeros meses del mandato de Biden tiene una curva de crecimiento más vertical que cualquier otro lapso comparable en las últimas dos décadas. 

El mayor aumento de dos meses durante el último gran aumento en 2019 fue de aproximadamente 45 mil en números brutos. Entre enero (78 mil 442) y marzo de 2021 (171 mil) fueron más de 90 mil.

Biden asumió el cargo prometiendo un enfoque más acogedor para los inmigrantes y una revocación de las políticas de línea dura de su predecesor. Su administración anunció una moratoria de deportación de 100 días, canceló las controvertidas políticas de Trump que restringen el asilo y propuso un importante proyecto de ley de inmigración que ofrece a millones un camino hacia la ciudadanía, entre otras medidas aclamadas por los partidarios.

Su administración también dijo que no usaría la orden de salud de emergencia del Título 42, implementada al comienzo de la pandemia en marzo de 2020, para devolver a los menores centroamericanos no acompañados a sus países de origen, permitiéndoles buscar protección humanitaria bajo la ley.

En las últimas semanas, los agentes fronterizos han luchado con la abrumadora cantidad de adolescentes y niños no acompañados a su cuidado, muchos de ellos mantenidos en condiciones de detención estrechas por mucho más tiempo que los límites legales mientras esperan que se abran las camas en los refugios de emergencia administrados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS). 

CBP anunció el viernes la apertura de una nueva instalación de tiendas de campaña de 90 mil pies cuadrados cerca de Eagle Pass, Texas, para ayudar a la agencia a hacer frente al volumen de familias y niños bajo su cuidado. También se está considerando un sitio de afluencia similar en Arizona.

El HHS ha abierto o se está preparando para abrir nueve instalaciones de emergencia, enviando a los menores a centros de convenciones, campamentos de trabajadores petroleros convertidos y bases militares mientras examina a los miembros de la familia y patrocinadores elegibles en Estados Unidos que pueden asumir la custodia.

Los datos de marzo también muestran el alcance del desafío que enfrentan los agentes de patrulla en el campo que están tratando de capturar a adultos solteros que cruzan a niveles no vistos en años. El mes pasado, CBP detuvo a más de 99 mil adultos solteros, frente a los 71 mil 598 de febrero.

La administración Biden continúa usando la orden de salud pública del Título 42 para devolver rápidamente a la mayoría de estos adultos a México, pero la política de “expulsión” ha impulsado un aumento importante en los cruces repetidos de las mismas personas. No está claro cuántos de los 99 mil encajan en esa categoría, pero los funcionarios de CBP han dicho que entre el 30 y el 40 por ciento de los adultos que arrestan son reincidentes. 

Enfatizan que cada aprehensión usa el tiempo y los recursos de los agentes, independientemente de si el individuo es un reincidente.

Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca, dijo el viernes que la administración de Biden continuará enfatizando su mensaje de que la gran mayoría de los migrantes adultos son rechazados bajo el Título 42. Cuando se le preguntó sobre los datos de marzo, comenzó a tratar de describirlos, pero luego dijo: “No somos ingenuos sobre el desafío, pero nuestro enfoque es en soluciones y acciones para ayudar a abordar a los menores no acompañados que están cruzando la frontera y haciendo que sea menos un incentivo para venir”. (Nick Miroff/The Washington Post