El Paso

Activa EP protocolo contra migrantes

A partir de hoy, quienes soliciten asilo deberán esperar respuesta en Juárez

Sabrina Zuniga/El Diario de El Paso
jueves, 21 marzo 2019 | 10:20

El Paso— El controvertido “Protocolo de Protección de Migrantes” ordenado por la administración de Donald Trump se aplica desde esta semana en El Paso, confirmaron múltiples fuentes a El Diario de El Paso.

El programa, que entró en vigor el 19 de marzo, obligará a algunos solicitantes de asilo político en Estados Unidos –que hicieron su petición en El Paso– a regresar a la vecina Ciudad Juárez mientras esperan la decisión de los tribunales migratorios respecto a su caso.

El “protocolo”, que fue negociado por la Casa Blanca con el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador en México, entró en vigor desde el pasado mes de enero en San Diego, California.


‘Pondrán en peligro vidas’

De acuerdo con Marisa Limón, subdirectora del Border HOPE Institute, desde el pasado martes el programa inició aquí, cuando solamente se tenían registros de que estaba en operación en las fronteras de San Ysidro-Tijuana, Caléxico-Mexicali y la de Eagle Pass-Piedras Negras.

“Tenemos informes que sí”, declaró Limón en entrevista telefónica El Diario de El Paso. “Contamos con información de DHS (Departamento de Seguridad Nacional), que estos protocolos están iniciando aquí en El Paso”, agregó.

Aunque las organizaciones declararon desconocer a fondo la operación del programa, manifestaron que su postura es en contra y advierten que el impacto podría traer consecuencias en la relación binacional de esta frontera.

“Cualquiera que sea la escala o el alcance de este programa aquí, al obligar a los solicitantes de asilo a defender su caso en el otro lado de la frontera y, por lo tanto, en el otro lado de la seguridad, pondrá en peligro demasiadas vidas y agotará los recursos de Ciudad Juárez”, expresó el Concilio Fronterizo de Inmigración.

Y es que durante la primera semana de marzo, funcionarios estadounidenses habían identificado el puerto de Ciudad Juárez-El Paso como otro de los puntos señalados para la expansión del programa de devolución de migrantes, pero aseguraron que buscarían hacerlo en puntos donde haya capacidad mexicana para recibirlos.

Limón dijo que el devolver a los solicitantes de asilo a Ciudad Juárez es una realidad, sin embargo, aún se desconoce la fase en la que el programa se encuentra.

“No sabemos si está todavía en burocracia o si ya en realidad está en práctica, pero estamos a la expectativa de los estragos que se van a presentar”, manifestó.

A nivel nacional, desde finales de enero unas 240 personas –en las que se incluyen unidades familiares– han sido devueltas a México a esperar la llamada de una corte de inmigración, según autoridades estadounidenses.


Se levantan en contra

Verónica Escobar, congresista de los Estados Unidos por el Distrito 16, señaló el programa como una ‘política vergonzosa y peligrosa’.

“Con esta vergonzosa política, la administración está poniendo en peligro vidas, abandonando su obligación de presentar soluciones inteligentes para nuestro sistema de inmigración defectuoso e imponiendo a otro país la tarea de resolver nuestros desafíos de inmigración”, manifestó.

Los obispos de la frontera entre Texas y México señalaron que devolver a los migrantes obligaría a México a organizar campamentos de refugiados y lo único que se creará es persuadir a los migrantes a cruzar la frontera de forma ilegal y no por los puertos internacionales.

“Instamos a la administración a revertir esta política que aumenta innecesariamente el sufrimiento de los más vulnerables y viola los protocolos internacionales”, expresó la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos (USCCB) mediante un comunicado.


Impacta debido proceso

Linda Rivas, abogada y directora del Centro de Defensoría Las Américas, dijo que esta política pondría en riesgo el debido proceso legal al que los solicitantes de asilo tienen derecho.

“Muchas de las organizaciones que nos dedicamos a auxiliar a la comunidad inmigrante no estamos preparadas para asesorar en el lado mexicano ni contamos con los recursos, esto afecta seriamente el servicio legal”, expresó.

Dijo coincidir con el impacto que tendrá el programa con aquellos que, en estado de desesperación, arriesgan su vida cruzando la frontera de forma ilegal, entregándose a la Patrulla Fronteriza en vez de solicitar asilo político en puentes internacionales.

Y es que autoridades federales informan que la mayoría de las solicitudes de asilo –especialmente de centroamericanos– son rechazadas en última instancia, pero debido a los abrumadores atrasos de los tribunales migratorios, las personas son liberadas mientras esperan la resolución de sus casos, por lo que logran residir en Estados Unidos durante años.

Anteriormente han manifestado que el programa busca poner fin a ‘la explotación de las generosas leyes de inmigración’, de las cuales, según autoridades, se ha tomado ventaja.