El Paso

Afecta pandemia trámites migratorios

Estancadas solicitudes y peticiones, además de funciones de servicio al cliente, indican

Tomada de internet

Roberto Carrillo
El Diario de El Paso

sábado, 10 julio 2021 | 13:51

El Paso— El impacto de la pandemia de Covid-19 en las operaciones de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) ha empeorado el retraso de trámites, tal y como lo describe un informe generado por la agencia federal.

El informe anual de 2021 sostiene que aproximadamente 7 millones de solicitudes y peticiones estaban pendientes al 31 de marzo de 2021.

Según las estadísticas, la oficina de USCIS canceló aproximadamente 280 mil entrevistas al comienzo de la pandemia, con consecuencias claras en la resolución de casos.

La situación de retraso en el procesamiento de aplicaciones para residencias permanentes o casos de naturalización empeoró debido a que la agencia carecía del personal para reprogramar todas estas entrevistas de manera oportuna.

En el informe firmado por Phyllis A. Coven, ombudswoman del USCIS, el retraso en procesamiento de casos se agudizó incluso después de la reapertura, ya que los centros de apoyo al manejo de aplicaciones estaban operando entre el 65 y 70 por ciento de su capacidad en el mejor de los casos.

“Este informe tiene como objetivo alertar al Congreso sobre algunos de los problemas más generalizados que afectan la administración de los beneficios de inmigración en el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS)”, dijo Coven, quien fue nominada al puesto por el presidente Joe Biden.

“La eliminación de estos retrasos y la ampliación de nuestra capacidad para responder a las consultas de casos son las principales prioridades; reconocemos que cada solicitud representa un viaje interrumpido en busca de una vida mejor en los Estados Unidos”, afirmó la funcionaria.

Aunque los atrasos, las demoras en el procesamiento y la escasez de ingresos no son nada nuevo en el USCIS, la agencia ha sufrido durante mucho tiempo de graves problemas estructurales que perjudican a las personas que dependen de ella para obtener autorización de trabajo, ajuste de estatus, naturalización y muchos otros beneficios de inmigración.

Especialistas en leyes migratorias destacaron incluso la necesidad de erradicar políticas como la toma de huellas a aquellos peticionarios de naturalización, quienes incluso tienen que ofrecer nuevos juegos de sus huellas dactilares después de determinado tiempo fijado por la agencia federal.

“Este informe sobre las demoras de USCIS realmente captura los inconvenientes de cualquier organización de ‘gran gobierno’. Ya que mientras existan más regulaciones y despidos, más lenta será la capacidad de la agencia para producir resultados. Esta fue una crisis incluso antes de la situación de Covid”, observó la abogada Jeanne Morales, especialista en inmigración.

“Un cambio simple que podría marcar la diferencia en el tiempo de procesamiento sería reutilizar las huellas dactilares anteriores, ya que las huellas digitales de las personas no cambian y, una vez que USCIS las tiene, las conserva. Entonces, ¿por qué hay un paso integrado para ‘obtener las huellas digitales’ para obtener un beneficio que no sea el primero?”, cuestionó Morales.

“Por ejemplo, si a alguien que está solicitando convertirse en ciudadano naturalizado ya se le tomaron las huellas dactilares cuando obtuvo su tarjeta de residente permanente, entonces, ¿por qué se les envía a una instalación separada para tomar sus huellas digitales nuevamente cuando se naturalizan? Simplemente utilice de nuevo las huellas dactilares anteriores”, señaló la abogada.

La reutilización de huellas dactilares no es un concepto nuevo. Durante la crisis de Covid, USCIS hizo precisamente eso: reutilizar las huellas dactilares. Así que tomemos lo aprendido por la necesidad de las crisis y pongámoslo en política permanente. Ese sería un pequeño paso hacia la reducción del “gran gobierno”, sostuvo.

El impacto de la pandemia de Covid-19 en las operaciones de la agencia ha empeorado mucho la situación, ya que la agencia está experimentando retrasos en las solicitudes y peticiones “en niveles récord”, así como en “funciones de servicio al cliente” que fueron reducidas.

El informe señala que, incluso antes de la pandemia, USCIS estaba luchando con la disminución de ingresos por servicios que eran insuficientes para cubrir los costos operativos. 

“USCIS ya estaba experimentando inseguridad fiscal antes de la pandemia; sus problemas fiscales se vieron exacerbados porque USCIS es una agencia de pago que basa sus ingresos en sus tarifas y sus ganancias del año anterior”, remarca el informe de Coven.

Los ingresos por cobros y tarifas cayeron aún más cuando la pandemia de Covid-19 provocó un cierre casi total de las oficinas de la agencia en marzo de 2020.

Al momento que la mayoría de las funciones de USCIS se centran en interacciones en persona, el cierre fue devastador para los solicitantes y peticionarios cuyas entrevistas en persona, citas biométricas y ceremonias de juramento se cancelaron repentinamente.

A partir de junio de 2020 las oficinas de campo de USCIS se reabrieron gradualmente con capacidad limitada, servicios reducidos y menos personal. 

Y en octubre del mismo año todas las oficinas de campo estaban abiertas, pero ofrecían servicios al 50 por ciento de su capacidad.

Como resultado, los retrasos y los tiempos de procesamiento aumentaron enormemente a lo largo del año.

La llegada de una gran cantidad de solicitudes y peticiones empeoró aún más la situación de la agencia por dos razones principales.

En primer lugar, los solicitantes y peticionarios se apresuraron a presentar la solicitud antes de que el 2 de octubre entrara en vigencia un aumento de tarifa propuesto, un aumento que nunca se implementó en la práctica.

En segundo lugar, después de que comenzara el nuevo año fiscal el 1 de octubre, miles de solicitantes se presentaron todos a la vez cuando sus fechas de prioridad se actualizaron. 

Pero debido a que las oficinas de USCIS todavía estaban operando con niveles de personal reducidos, no había suficiente personal para procesar todas las nuevas solicitudes y peticiones.