El Paso

Alimentan madre e hijo a personas sin hogar

Bookie and Mommy’s Helping Hand es una ONG que da 50 cenas cada domingo o miércoles a personas que lo necesitan

El Paso Matters / Los menús se inspiran en las opciones culinarias del niño de 7 años
El Paso Matters / Wilbur tenía 6 años cuando tuvo la idea
El Paso Matters / Chereè prepara sándwiches

Jewél Jackson/El Paso Matters

viernes, 26 noviembre 2021 | 05:00

A los siete años, Wilbur Coleman III, comúnmente conocido como “Bookie”, puede decir que es el fundador de su propia empresa.

“Ésta fue toda su idea”, dijo Chereè Coleman, madre de “Bookie” y cofundadora de Bookie and Mommy’s Helping Hand, una organización familiar sin fines de lucro propiedad de afroamericanos que ayuda a alimentar a las personas sin hogar de El Paso.

Chereè Coleman dijo que la idea de negocio se originó en diciembre de 2020 después de que tuvo que explicar qué es la falta de vivienda a su hijo de seis años, en ese entonces.

“Le dije: ‘algunas personas no cenan’ y él dijo: ‘bueno, ¿podemos traerles la cena?’ Y así fue como empezó”, narró Coleman.

Después de esa conversación, “Bookie” comenzó a sugerir comidas que podrían preparar para alimentar a las personas sin hogar. Los Coleman celebrarán el primer aniversario de Bookie and Mommy’s Helping Hand el próximo mes. Están recaudando dinero a través de una cuenta de GoFundMe.

“Comenzó con sólo hacer 10 cenas y luego pasó de 10 a 50 cenas cada domingo o miércoles”, expresó Coleman.

Cada semana, “Bookie” y Chereè Coleman crean un menú que se inspira principalmente en las opciones culinarias del niño de siete años. Pasan las tardes de los domingos cocinando y distribuyendo la comida y guardan las sobras para lo que llaman “miércoles sin desperdicios”, cuando distribuyen las sobras de la comida anterior.

“Ellos (las personas sin hogar) conocen mi auto cuando me detengo. Saben que deben formar una línea, extenderse y nadie la rompe”, expresó Coleman.

Como organización sin fines de lucro, Coleman mencionó que depende de donaciones, subvenciones y bancos de alimentos para suministrar las cenas. Para las próximas vacaciones, la empresa planea cocinar una comida de Acción de Gracias que contará con los favoritos de la temporada, que incluyen pavo y pastel de camote.

“Las vacaciones son el momento en que las personas extrañan más a su familia”, afirmó Coleman. “Si pudiéramos darles un poco de consuelo a través de una comida, eso no aliviaría el dolor, pero tal vez los haría menos tristes”.

“Bookie” dijo que le hace feliz retribuir.

Originaria de Detroit, Chereè Coleman comentó que recuerda cómo ella y su familia vivían en un refugio para personas sin hogar en un momento de su infancia.

“Me quedé en el refugio cuando era niña con mi mamá”, contó. “Recuerdo que la gente entraba y nos daba cosas. Pero luego había momentos en los que la gente no entraba al refugio (antes de que cerrara) y se quedaba en la calle”.

Coleman aseveró que es importante que su hijo aprenda que las personas sin hogar son personas como todos los demás y no deben ser tratadas de manera diferente.

“Todavía tienen familia en alguna parte. Ése es el hijo, la madre, la hermana, el hermano de alguien”, insistió.

Como estudiante de primer grado, “Bookie” entiende que “son personas como yo”.

Mientras alimentaban a las personas sin hogar de El Paso durante los últimos 11 meses, Coleman dijo que algunos de los beneficiarios habituales del negocio han comenzado a llamarla “Miss Mama”. Refirió que puede ser difícil establecer límites y no desarrollar relaciones personales con ellos.

Pero una cosa que la mantiene motivada es ver que la salud de esos clientes habituales mejora después de poder comer con más frecuencia.

“Cuando empezamos, había un tipo al que podíamos ver la línea de la mandíbula y las cuencas de los ojos, pero ahora su rostro se está volviendo más lleno”, observó Coleman.

Mientras mira hacia el futuro, “Bookie” dijo que quiere un camión más grande para que puedan cargar y repartir más comidas.