El Paso

Amplía Patrulla Fronteriza procesamiento a migrantes

Pone en marcha en Northeast centro con capacidad de mil extranjeros

Cortesía / Las instalaciones en un recorrido

Hérika Martínez Prado/El Diario de Juárez

jueves, 12 enero 2023 | 08:20

El Paso.- La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP) abrirá un nuevo espacio temporal para el procesamiento de migrantes en el Sector El Paso, con capacidad para mil personas, informó ayer a través de un comunicado de prensa. 

“El propósito principal de la instalación es procesar de forma segura y rápida a los individuos bajo custodia de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos (USBP)”, destacó. 

Dijo que CBP evalúa constantemente las necesidades operativas para determinar si se necesitarán instalaciones temporales adicionales, por lo que la nueva instalación en la carretera 54, que podrá recibir hasta a mil personas, aumentará la capacidad del Sector de El Paso.

El Centro de Procesamiento Central de la Patrulla Fronteriza de los Estados Unidos abrió en El Paso en el otoño de 2020 con una capacidad de mil 040 migrantes, pero desde abril de 2020 CBP ha registrado un aumento constante en los encuentros fronterizos por parte de los agentes de la Patrulla Fronteriza en todo el oeste de Texas y Nuevo México.

La instalación es resistente a la intemperie, climatizada, y se espera que proporcione amplias zonas para comer, dormir e higiene personal en un espacio de 153 mil 300 pies cuadrados (14 mil 242 metros cuadrados). 

De acuerdo con las últimas estadísticas dadas a conocer por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, después de alcanzar 53 mil 314 cruces irregulares durante octubre y 53 mil 247 más en noviembre, los primeros dos meses del año fiscal estadounidense 2023 los agentes de la Patrulla Fronteriza sumaron 106 mil 561 encuentros de migrantes en el Sector El Paso, 260.7 por ciento más que los 29 mil 539 registrados en el mismo período del año fiscal 2022.

Según datos de la Patrulla Fronteriza, diciembre alcanzó cerca de 54 mil cruces irregulares, con un promedio de casi mil 800 encuentros de migrantes al día. La planeación del proyecto se realizó en vísperas de que se aboliera el Título 42: la disposición migratoria de la administración Trump que permitía expulsar migrantes bajo el argumento de evitar la propagación del Covid en el país.

Y aunque la Corte Suprema de Estados Unidos suspendió este martes el fin del Título 42 por lo menos hasta febrero, el flujo de migrantes permanece en altos niveles.

La instalación de procesamiento masivo, que cubre un área del tamaño de varios campos de futbol americano, se construyó en un área desértica a unas 20 millas –32 kilómetros– al Noreste del Centro de El Paso.

Va para largo

Antes de la presentación oficial del campamento por la Patrulla Fronteriza este miércoles, guardias de seguridad señalaron que la instalación podría estar en su lugar durante “unas pocas semanas o seis meses, no lo sabemos”, y no estará lista para usarse hasta alrededor del 10 de enero.

Trabajadores completaron la carpa principal de lados blandos que se extiende a lo largo de alrededor de dos campos de futbol. También se estaban construyendo otras tiendas de campaña alrededor de la estructura principal.

Alrededor del sitio se instalaron filas de contenedores de envío y oficinas improvisadas para que los trabajadores y gerentes coordinen la rápida operación de construcción.

Cargadores de ruedas y otra maquinaria pesada han estado preparando el terreno, que está justo al lado de una sección de la Carretera US-54 cerca del vecindario de Mesquite Hills. También se estaba construyendo una valla perimetral enorme alrededor de la instalación.

El sitio podría estar abierto “durante unas pocas semanas o seis meses, no lo sabemos”, reiteró un guardia.

Mientras se realizaba el trabajo para construir las instalaciones necesarias para manejar la afluencia, cientos de migrantes acamparon en las calles de El Paso después de cruzar con éxito la frontera en las últimas semanas. Ahora están en el limbo y muchos esperaban autobuses a otras ciudades de Estados Unidos.

Algunos, principalmente venezolanos, que encontraron refugio en la Iglesia del Sagrado Corazón, en el Segundo Barrio, han sido enviados a México.