El Paso

Apoya Guardia de Texas traslado de migrantes

Aprovecha El Paso fondos del Operativo Estrella Solitaria para enviarlos a otras ciudades de EU

El Diario de El Paso / Miembros de la milicia texana han asumido labores administrativas

Armando Vélez
El Diario de El Paso

martes, 30 agosto 2022 | 08:50

El Paso.- Elementos de la Guardia Estatal de Texas –Texas State Guard– apoyan desde el lunes el traslado de migrantes desde un refugio para ‘homeless’, en el Centro de El Paso, hasta diferentes ciudades de los Estados Unidos.

El apoyo de esta rama de la milicia estatal forma parte de la controvertida Operación Estrella Solitaria, activada por el gobernador Greg Abbott, la cual envía migrantes en autobuses desde la frontera con México hasta Nueva York y otros destinos.

Desde muy temprano se pudo ver el contingente de militares texanos en el edificio del Centro de Trabajadores Agrícolas Fronterizos, a un costado del puente Paso del Norte, que se ha convertido en el punto desde el cual se traslada a los extranjeros por vía terrestre a diferentes destinos.

El Departamento Militar de Texas confirmó que la Guardia Estatal colabora con los esfuerzos de múltiples agencias como parte de la Operation Lone Star, lanzada por el gobernador en marzo de 2021.

“Los elementos de la Guardia Estatal ayudan en labores específicas a los migrantes, como el realizarles las pruebas de Covid, que son de rigor, así como el llenado de diferentes formularios sobre su estancia en el país, una vez que han sido liberados de la custodia federal”, señaló John Martin, director del Opportunity Center for the Homeless.

La organización no lucrativa que dirige Martin renta parte del espacio del Centro de Trabajadores Agrícolas ante el incremento de la población sin techo en esta frontera. Ahora conocido como “The Welcome Center” –El Centro de Bienvenida– el inmueble se ha convertido en el epicentro de los migrantes sin patrocinador que son trasladados de manera gratuita al interior de Estados Unidos.

El lunes por la mañana llegó un contingente de unas 50 mujeres –en su mayoría venezolanas– que fueron liberadas de un albergue y que ahora quieren llegar a sus destinos en Estados Unidos.

“Soy profesionista en Venezuela, licenciada e ingeniera, pero sólo gano 30 dólares al mes y eso no alcanza”, dijo una de las migrantes de apellido Arriaga –que por seguridad omitió su nombre– quien cruzó a El Paso por Juárez tras una larga travesía que incluyó traspasar a pie la selva del Darién, entre Colombia y Panamá. La odisea incluyó recorrer Centroamérica, estar detenida en varios puntos de México.

“Uno no migra porque quiere, sino por necesidad”, señaló la nativa del estado de Zulia.

El Paso comenzó a enviar camiones con migrantes a Nueva York con fondos locales de la Oficina de Manejo de Emergencias (OEM) el martes de la semana pasada, esperando ser reembolsados por el Gobierno federal.

Al menos dos autobuses partieron de la ciudad hacia la Costa Este la semana pasada, el segundo de ellos el martes.

Esta semana, empero, el esquema se modificó. La OEM solicitó el apoyo del Gobierno de Texas, calificando la situación como una crisis humanitaria, sin importar cuál rama del gobierno se haga cargo de la transportación.

“La Ciudad/OEM provee paquetes de cuidados y se coordina con funcionarios y organizaciones no gubernamentales para recibirlos, sin importar quién los transporta. La OEM y la Ciudad continuarán coordinando el apoyo como siempre lo hemos hecho en la actual y anteriores crisis migratorias, para prevenir que sean liberados en las calles”, señala un comunicado emitido por el viceadministrador de la Ciudad, Mario D’Agostino.

En el texto, el antiguo jefe de Bomberos señala que en junio la Ciudad y la OEM patrocinaron un viaje a Dallas para asistir la falta de capacidad de las organizaciones no lucrativas locales y permitir que los migrantes lleguen a sus destinos.

En cuanto a los viajes a Nueva York de la semana pasada, explicó que se trataba de extranjeros sin patrocinador en Estados Unidos que pidieron apoyo para llegar a esa ciudad en específico.

“Los costos de los viajes de migrantes se cubren con los fondos de emergencia para alimentos y albergue de la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA)”, dijo.

No obstante, aclaró D’Agostino, esta semana los apoyos procedieron del Gobierno del Estado de Texas, el cual ha destinado fondos para trasladar a indocumentados a través de la Operación Lone Star, de Greg Abbott.

“A nosotros lo que nos importa es que El Paso no tenga una población de ‘homeless’ –personas sin techo–, sin importar si son nacionales o inmigrantes. Los aspectos políticos no nos corresponden. Tenemos capacidad para unas 83 personas, aunque nuestra política es no dejar a nadie sin cobijo”, dijo Martin. “Tenemos un límite de unos 50 migrantes, así que al ver que nos estábamos rebasando decidimos pedir apoyo a la Ciudad”.

El experto en organizaciones no lucrativas señaló que en un principio llegaron 18, luego 50 y así se fueron incrementando los contingentes de personas liberadas de la custodia del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE).

Algunos de los grupos que llegan están constituidos por familias, otros por varones que viajan solos y el más reciente –el lunes– por mujeres venezolanas. A Martin le sorprende la llegada de lugares tan distantes como Turquía, cuyos migrantes han aumentado en la región.

“A los migrantes los apoyamos a llegar a su destino. No queremos ‘homeless’ en las calles y en algunos casos hay niños de dos años, lo cual sería inaceptable, tenerlos sin techo”, dijo Martin.

Precisó que el apoyo que dan es tan específico que este lunes habían programado para la tarde un viaje a Chicago con los recién llegados a “The Welcome Center”.

“Sin embargo, no hubo interés por parte de un número suficiente de ellos, por lo cual al final lo cancelamos”, dijo el director del Opportunity Center.

La presencia de Guardia de Texas continuará en El Paso por tiempo indefinido, concluyó Martin.