El Paso
En los últimos 8 meses

Aumentan migrantes que caen del muro de EU

Mexicana con fractura craneal, víctima más reciente de nueva modalidad de ‘polleros’

Archivo

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

viernes, 21 mayo 2021 | 20:55

En los últimos seis u ocho meses, los incidentes de migrantes indocumentados que caen desde lo alto del muro fronterizo al tratar de cruzar a Estados Unidos, han aumentado de manera drástica por lo que la preocupación de las autoridades y organizaciones en defensa de los derechos humanos se ha hecho aún más visible.

El pasado miércoles, una mujer migrante mexicana sufrió de un traumatismo craneoencefálico de primer nivel luego de que cayera desde lo alto del muro fronterizo que divide a Ciudad Juárez y Nuevo México, según informó el Departamento de Bomberos de Sunland Park.

De acuerdo con el jefe de Bomberos, Daniel Medrano, la mujer cayó de cabeza provocándole un traumatismo de nivel 1, por lo que fue transportada en estado crítico de manera aérea por parte de Native Air al University Medical Center (UMC) en El Paso, Texas para recibir atención médica.

“El incidente fue muy grave. La mujer cayó de cabeza y tuvimos que pedir el apoyo del Departamento de Policía de Sunland Park, a Native Air y la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza”, dijo Medrano.

Gloria I. Chávez, jefa de la Patrulla Fronteriza del Sector El Paso, dijo que las organizaciones criminales transnacionales suelen contratar guías y contrabandistas para alentar a las personas a escalar el muro para ingresar ilegalmente a los Estados Unidos.

“Han puesto a otro ser humano en riesgo y con lesiones graves. Nuestros agentes respondieron, prestaron ayuda y llamaron a los Servicios Médicos de Emergencia para ayudar a esta mujer que no respondía. Espero sinceramente que pueda recuperarse por completo”, dijo Chávez.

Aunque hasta el momento no se sabe el estado de salud de la mujer indocumentada, el jefe de Bomberos dijo que los casos de personas que caen del muro van en aumento en comparación con otros años.

“En los últimos seis u ocho meses hemos visto muchos más incidentes de gente que está cayendo del muro. El problema es que se caen de una altura de 20 a 30 pies, depende del área, y muchas veces cuando se caen se lastiman mucho las piernas y las rodillas”, dijo Medrano.

“No sabemos qué tanto ha aumentado, pero es mucho. El año pasado veíamos de dos a tres incidentes por mes y ahora acudimos al menos de 5 a 6 veces a la semana por personas que caen del muro”, añadió.

Medrano asegura que los números de incidentes han subido drásticamente y cree que aumenten en el verano.

El 30 de marzo, dos menores ecuatorianas –de tres y cinco años– fueron abandonadas por “polleros” en el muro fronterizo en las inmediaciones de Sunland Park. Las cámaras de vigilancia de la Patrulla Fronteriza captaron el momento en que los traficantes de humanos las lanzaron desde lo alto de la valla y las abandonaron.

Afortunadamente, las dos hermanas fueron hospitalizadas en El Paso y posteriormente entregadas a su familia en Nueva York.

“Muchos migrantes trataron de cruzar el verano pasado y creemos que posiblemente en esta área se vea de nuevo”, señaló el jefe de Bomberos de Sunland Park.

Por su parte, Fernando García, director de la Red Fronteriza por los Derechos Humanos (BNHR), dijo que durante los últimos dos o tres meses los cruces de esta manera se han intensificado poniendo en riesgo a los migrantes por una “política de prevención a través de la disuasión”.

“Este incidente representa lo que ya sabíamos. El muro no sólo es un acto de odio, es xenofóbico y es peligroso. El Gobierno usa su política pensada en la prevención a través de la disuasión. Es decir, que les hacen más difícil y peligroso cruzar la frontera para que no la crucen”, dijo García.

“Están poniendo migrantes en riesgo de daño físico, emocional y mortal con la idea de hacer más riesgoso el cruce. El muro sirve como ese obstáculo de detención. Los migrantes están siendo lastimados y no hay nadie responsable”, añadió.

García cree que la única solución es reconstruir un sistema migratorio “roto” de forma en la que los migrantes puedan acceder al país de manera legal, hoy buscan otros caminos para entrar poniendo en riesgo sus vidas.

“La solución es reconstruir el sistema migratorio roto. Que los trabajadores entren de forma legal a este país y que los refugiados estén aquí de forma legal”, comentó el director de la BNHR.

“Ninguna persona debe cruzar muros, ríos o montañas de forma ilegal. Todos deberían hacerlo por los puentes, desde los aviones. Se necesita legalizar los flujos migratorios sin riesgo y con derechos”, finalizó.