El Paso

Captan últimas horas de adolescente muerto bajo custodia de Border Patrol

Video muestra que el menor, de 16 años, estuvo enfermo en una celda sin la atención médica adecuada; se descubrió su cuerpo hasta que su compañero de celda alertó a los guardias

Cortesía

Robert Moore y Susan Schmidt, especial para ProPublica, y Maryam Jameel, ProPublica

jueves, 05 diciembre 2019 | 14:41

Carlos Gregorio Hernández Vásquez, un migrante guatemalteco de 16 años, estaba gravemente enfermo cuando los agentes de inmigración lo pusieron en una pequeña celda del sur de Texas con otro niño enfermo en la tarde del 19 de mayo.

Unas horas antes, una enfermera practicante en el centro de procesamiento peligrosamente hacinado de la Patrulla Fronteriza en McAllen lo había diagnosticado con gripe y midió su fiebre a 103 grados. Ella dijo que debería ser revisado nuevamente en dos horas y llevado a la sala de emergencias si su condición empeoraba.

Nada de eso sucedió. Preocupados de que Carlos pudiera infectar a otros migrantes en las instalaciones de McAllen, los funcionarios lo trasladaron a una celda para ponerlo en cuarentena en una estación de la Patrulla Fronteriza en las cercanías de Weslaco.

A la mañana siguiente, estaba muerto.

En un comunicado de prensa ese día, el comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza en ese momento, John Sanders, calificó la muerte de Carlos como una "pérdida trágica". La agencia dijo que un agente había encontrado a Carlos "insensible" después de verificarlo. Sanders dijo que la Patrulla Fronteriza estaba "comprometida con la salud, la seguridad y el trato humano de quienes están bajo nuestra custodia".

Pero el registro muestra que la Patrulla Fronteriza estuvo muy por debajo de ese estándar con Carlos. ProPublica ha obtenido un video que documenta las últimas horas del joven de 16 años, y muestra que los agentes de la Patrulla Fronteriza y los trabajadores de la salud en el centro de detención de Weslaco omitieron señales cada vez más evidentes de que su condición era peligrosa.

El video del bloque de celdas muestra a Carlos retorciéndose durante al menos 25 minutos en el piso y un banco de concreto. Lo muestra tambaleándose hacia el baño y desplomándose en el piso, donde permaneció en la misma posición durante las siguientes cuatro horas y media.

Según un "registro de actividad del sujeto" mantenido por la Patrulla Fronteriza durante la custodia de Carlos, un agente lo revisó tres veces durante las primeras horas de la mañana en el que cayó de la inconsciencia a la muerte, pero no informó nada alarmante sobre el niño.

El video muestra que la única forma en que los funcionarios de CBP podrían haber pasado por alto la crisis de Carlos es que no estaban mirando. Su agonía era evidente, incluso en blanco y negro granulado, dejando en claro que el agente encargado de monitorearlo no realizó las verificaciones adecuadas, si es que lo hizo. El forense que realizó una autopsia a Carlos dijo que le dijeron que el agente de vez en cuando miraba la celda a través de la ventana.

El video deja en claro que CBP, la agencia matriz de la Patrulla Fronteriza, describió de manera inexacta cómo se descubrió el cuerpo de Carlos. Al contrario del comunicado de prensa de la agencia, fue el compañero de celda de Carlos quien lo encontró, no los agentes que realizaban un control temprano en la mañana. En el video, se puede ver al compañero de celda despertando y aturdido caminando hacia el baño, donde Carlos estaba acostado en un charco de sangre en el piso. Hace un gesto para pedir ayuda en la puerta de la celda. Solo entonces los agentes entran a la celda y descubren que Carlos había muerto durante la noche.

Los funcionarios del Departamento de Seguridad Nacional, que incluye CBP, no dijeron si las escenas grabadas por la cámara durante las últimas horas de Carlos se mostraron en vivo en monitores de video, como es el caso en algunas instalaciones de la Patrulla Fronteriza, y si lo fueran, si alguien había sido asignado para ver las imágenes.

El video y otros registros revisados por ProPublica documentan numerosos pasos en falso en los días previos a las últimas horas de Carlos en el piso de la celda 199. Expertos médicos independientes señalaron en particular la decisión de enviar a un joven de 16 años que padece la gripe a una celda de detención en lugar de un hospital como un error fundamental.