El Paso

‘Con conocimiento cometió la masacre’

Fiscalía solo inculpa a Crusius de crimen capital; FBI busca cargos por terrorismo doméstico

Roberto Carrillo/El Diario de El Paso
jueves, 19 septiembre 2019 | 08:45
AP

El sospechoso de causar un tiroteo masivo en El Paso, donde murieron 22 personas, fue acusado de asesinato capital cometido de “forma intencional y con conocimiento de causa”, asienta el documento legal.


La acusación presentada en la Corte 34 de Distrito del Condado de El Paso sostiene que Patrick Wood Crusius, de 21 años, fue detenido el 3 de agosto en las inmediaciones de la tienda Walmart de Cielo Vista, poco después del ataque.


En los primeros interrogatorios las autoridades policiacas informaron que el sospechoso confesó haber llevado a cabo el ataque, además de decir que estaba dirigido a “mexicanos”.


Crusius fue acusado formalmente de asesinato capital de múltiples individuos, una vez que disparó a las 22 personas que murieron ese día.


En la acusación se nombra a cada una de las víctimas del ataque, pero no se hace mención a la línea de investigación que el Buró Federal de Investigaciones (FBI) hizo pública al calificar el hecho como una investigación de “crimen de odio”.


Los crímenes de odio “son la máxima prioridad del programa de Derechos Civiles del FBI debido al impacto devastador que tienen en las familias y las comunidades”, dijo el agente especial Emmerson Buie Jr., director del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de El Paso.


Aunque en un principio se mostró cauto para calificar los hechos sangrientos en el supermercado como crimen de odio, al final sostuvo: “Hay mucha evidencia que analizar antes de poder considerar este crimen como algo más que un asesinato”, dijo Buie Jr.


Mientras el sospechoso enfrenta el cargo de asesinato capital y está detenido sin derecho a fianza, Jaime Esparza, procurador de El Paso, sostuvo que buscará la pena de muerte.


“La Oficina del Fiscal de Distrito continuará trabajando arduamente para garantizar que se haga justicia y se comprometa a ayudar a las víctimas a través del proceso judicial”, dijo la Oficina del Procurador en un comunicado sobre la acusación dada a conocer el martes por la noche.


Por su parte los fiscales federales consideran fincar cargos bajo los estatutos de crimen de odio, así como faltas a las leyes de armas de fuego, que pueden conllevar a una sentencia de muerte.


John Bash, fiscal estadounidense para el Distrito Oeste de Texas, prometió que las autoridades “entregarán justicia rápida y segura” en el caso.


Greg Allen, jefe del Departamento de Policía de El Paso, dijo que el sospechoso “básicamente no contuvo nada” en entrevistas con los investigadores.


Los investigadores creen que Crusius escribió una declaración publicada en línea antes de la masacre, quejándose de los inmigrantes y de una “invasión hispana”. La Policía dijo que cooperó y respondió preguntas después de ser detenido, pero no expresó ningún remordimiento.