El Paso

Contrata narco a más ciudadanos de EU

Detienen siete veces más estadounidenses que mexicanos, según datos oficiales

Archivo / El Diario de El Paso / Se adaptan a los tiempos– Expertos señalan que las organizaciones criminales son más flexibles que los gobiernos para cambiar según las circunstancias. Ahora recurren a reclutar pasadores de droga por ‘recomendación’, entre ciudadanos de EU. La detención de norteamericanos se ha disparado

Luz del Carmen Sosa/El Diario

domingo, 25 julio 2021 | 07:21

Ante el cierre parcial de la frontera a mexicanos con visas de turistas, los cárteles de la droga recurren más a ciudadanos norteamericanos para cruzar su mercancía a territorio estadounidense.

Datos de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) de Estados Unidos señalan que ciudadanos estadounidenses han sido detenidos casi siete veces más que los mexicanos entre octubre de 2020 y el 31 marzo por intento de contrabrandear drogas en vehículos en los puertos fronterizos.

En ese periodo, CBP registró 2 mil 400 arrestos de norteamericanos frente a 360 mexicanos. En los años fiscales 2018 y 2019 los estadounidenses fueron detenidos en una proporción del doble que los mexicanos. 

"Las organizaciones de drogas ... son mucho más hábiles para cambiar que el gobierno", dijo Manjarrez, ex jefe de la Patrulla Fronteriza en Tucson, Arizona y ahora profesor de seguridad nacional y fronteriza en la Universidad de Texas en El Paso (UTEP).

Reportes recientes de CBP advierten que la delincuencia organizada mantiene un patrón en crecimiento sobre el uso de jóvenes estadunidenses, mujeres y hombres, para traficar drogas ante el cierre de las fronteras. A través de sus boletines de prensa, la institución hace recuente cada vez más frecuente de norteamericanos detenidos en los puertos fronterizos con cargamentos de droga.

El Acuerdo de Restricción Fronteriza que instituyó el gobierno de Estados Unidos en sus fronteras con México y Canadá desde el pasado 21 de marzo del 2020 y se extendió, por lo menos, hasta el 21 de agosto del año en curso, ha modificado en parte la estrategia de cruce de drogas.

Por recomendación

Los grupos delictivos requieren exclusivamente a ciudadanos americanos para el trasiego, principalmente de metanfetamina y fentanilo,  por lo que han iniciado un reclutamiento por “recomendación”.

Así lo explica el fiscal de Distrito Norte de Chihuahua, Jorge Arnaldo Nava López, quien precisa que las organizaciones delictivas como “La Línea” o el grupo “Sinaloa”, se están adaptando a las consecuencias que trajo consigo el SARS-CoV-2, como el cierre de fronteras y el uso de jóvenes mexicanos con visa de turista.

Con el ingreso exclusivo de ciudadanos “se les está dificultando (a los narcotraficantes) encontrar más cantidad de personas disponibles para el trasiego por los puentes internacionales”, dice.

Los “pasadores” que han logrado con éxito burlar a los agentes fronterizos se van "recomendando" de boca en boca para los cruces, cuando se trata de internar la droga por los puentes internacionales, detalla el abogado.

El último caso documentado ocurrió el pasado 22 de julio, cuando los agentes de CBP reportaron el arresto de un estadunidense que apenas alcanzó a cumplir su mayoría de edad y posteriormente fue detenido al pretender ingresar a El Paso, Texas, 14.4 libras de heroína y 104 libras de metanfetamina líquida, la cual transportaba en botellas que simulaban ser agua potable.

La droga la ocultaba en los paneles laterales de una camioneta Dodge Caravan 2003, según el reporte emitido. 

“Esta es una carga considerable de drogas y una intercepción significativa”, dice el director de Operaciones de Campo de CBP El Paso, Héctor Mancha, cita el comunicado.

“Nuestros oficiales permanecen vigilantes y continúan trabajando duro para detener a aquellos que tienen la intención de introducir narcóticos peligrosos en nuestra comunidad”, agrega.

Patrón en crecimiento

Para Edgardo Buscaglia, académico senior de la universidad de Columbia en USA y presidente del Instituto de Acción Ciudadana en México, los comunicados de prensa que emite CBP a los medios de comunicación fronterizos son “muy, muy claros reportes de un patrón en crecimiento”.

“Estados Unidos carece de una política de prevención social de las adicciones, en primer lugar, que están matando a cientos de miles de americanos a través de drogas legales, opioides producidos por farmacéuticas y las ilegales; además carece de una política de prevención social, como sí tiene Italia, para evitar que jóvenes vean arrastrados al rol de constituirse al ejercito de mulas, como les llaman, de carne de cañón de la delincuencia organizada en las fronteras y dentro de Estados Unidos”, dice el experto en materia de seguridad. 

Los datos oficiales más recientes emitidos en junio pasado por CBP indican que los agentes de la Patrulla Fronteriza y los agentes de Operaciones Aéreas y Marinas continúan interceptando el flujo de narcóticos ilícitos a través de la frontera.

Y si bien, en todo el país, las incautaciones de drogas disminuyeron un 30 por ciento en junio desde mayo de 2021, las interceptaciones de cocaína aumentaron un 36 por ciento, mientras que de fentanilo aumentaron un 12 por ciento. “La CBP continúa experimentando un aumento en las incautaciones de fentanilo; Las incautaciones en el año fiscal 2021 hasta junio son un 78 por ciento más altas que en todo el año fiscal 2020”, cita el comunicado.

Buscaglia expone que la juventud y los menores de edad norteamericanos cada vez tienen un rol más preocupante en la distribución de drogas en EUA en el ámbito minorista y también en el mayoreo.

“La situación del rol de jóvenes norteamericanos que entran y salen con el fin de traficar drogas y de llevar armas y de traficar migrantes y personas refugiadas, es un rol que se ha venido acrecentando por la situación del cierre de la frontera desde la época de (Donald) Trump, pero como toda empresa criminal se ajustan, les aumentan los costos operativos para afiliar y contratar a menores y jóvenes entre 18 y 24, los costos operativos aumentan pero el tráfico continúe con el cierre de frontera. Esa es la situación hoy”, plantea. 

“Tenemos una situación de ambos lados de la frontera, carente de una política de prevención social de la delincuencia organizada de acuerdo al Artículo 31 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada; O sea que fallan de ambos lados de la frontera”, refiere.

¿Qué pasa? En el caso mexicano hay un elemento de corrupción política y corrupción policial mucho más frecuente y más grave, pero de ambos lados existe corrupción policial y de ambos lados existe corrupción política, asevera el especialista. 

Por ello es primordial que los gobiernos de ambos países, a nivel federal, pero también desde el ámbito estatal y local, instalen una política de prevención social.

“Hablar de una política de prevención social, a mí me gusta hablar de soluciones concretas, equivale a que todos los bienes decomisados o extinguidos en su dominio patrimonial por parte de autoridades judiciales, esos cientos de millones que se decomisan deberían ir parar a la generación de empleo para jóvenes de ambos lados de la frontera”, propone.

“Esos bienes decomisados deberían ser usados para la capacitación de estas personas jóvenes y para la integración a la economía legal de estas personas; cosa que no se hace de parte del gobierno de Chihuahua, ni de parte del gobierno de Texas, por lo tanto tienen una situación infernal de un aumento creciente de las generaciones pasadas y futuras de jóvenes que son quemadas en la hoguera de la corrupción y la violencia”, plantea.

Buscaglia es contundente al señalar que así está de grave la situación. 

Si no se aplican estas medidas en ámbitos de protección e integración de las niñas y niños y jóvenes a la vida económica y social de ambos países, a través de la reasignación social de bienes decomisados jamás se logrará una política de prevención social adecuada, que es lo que no dice nadie porque no entiende estos temas ni los han visto en persona.

Expone como ejemplo el caso de Italia en los años 90 impuso una política de prevención social de la delincuencia organizada, en la cual no solo es tirarle dinero a la pobreza como hace México.

“Sino ir a las víctimas y potenciales víctimas de la delincuencia organizada y potenciarlos económica y socialmente a través de la reutilización de bienes decomisados, lo que no se hace en ningún lado de la frontera y seria la parte de la solución pero nadie menciona más allá de escribir el incendio social que ocurre en las fronteras, advierte.