El Paso

Cuestionan persecuciones mortales de migrantes

Derechohumanistas exigen investigación independiente de volcadura que dejó 2 muertos y 10 heridos

Corrie Bodreaux/El Paso Matters / Choques que involucran vehículos de la Patrulla Fronteriza persiguiendo a alta velocidad a vehículos con indocumentados ocurren cada vez con más frecuencia

Cindy Ramírez/El Paso Matters

sábado, 30 julio 2022 | 05:00

Grupos de defensa de los derechos civiles están nuevamente expresando su preocupación por las persecuciones a alta velocidad por parte de agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos (USBP) después de que un accidente en Santa Teresa, Nuevo México, la madrugada del miércoles, dejara dos personas muertas y otras 10 heridas.

Si bien no está claro cuál fue el papel que desempeñó la Patrulla Fronteriza en el accidente, los capítulos de Nuevo México y Texas de la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU) están pidiendo una investigación independiente sobre el incidente.

El accidente ocurrió poco antes de las 5 a.m. cuando la Patrulla Fronteriza “hizo contacto” con una Chevrolet Tahoe en el cruce de la Autopista Pete Domenici y la Carretera Estatal 9 de Nuevo México e inició una persecución, que “interrumpieron de inmediato”, dijo Daniel Medrano, jefe de bomberos del Departamento de Bomberos de Sunland Park, a los periodistas en la escena.

El conductor de la Tahoe perdió el control y volcó el auto en el desierto en el cruce de las carreteras McNutt y Airport, dijo.

Las dos personas que murieron en el lugar no habían sido identificadas hasta el viernes por la mañana. Nueve de las 10 personas heridas eran ciudadanos mexicanos, confirmó el Consulado de México. 

Dos personas sufrieron heridas graves y fueron trasladadas al Centro Médico Universitario (UMC) de El Paso, una en helicóptero. El resto, con lesiones que no amenazaban la vida, fueron trasladadas a hospitales de la zona.

El conductor, que no resultó herido, fue detenido por la Patrulla Fronteriza, dijo Medrano.

En un comunicado emitido el miércoles, la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) dijo que los agentes “llegaron a la escena de un accidente con volcadura de un solo vehículo”, pero no mencionaron una persecución.

Un portavoz de CBP dijo el viernes que no hubo persecución involucrada, pero que el conductor estaba acelerando y no cedió el paso ni redujo la velocidad cuando los agentes de la Patrulla Fronteriza encendieron sus luces hacia la Tahoe. El portavoz dijo que dos de las personas en el vehículo estaban “cometiendo un delito grave al participar en el contrabando de personas”, pero no dio más detalles sobre si habían sido acusados formalmente.

Funcionarios de la Policía Estatal de Nuevo México (NMSP) dijeron el viernes que el accidente y lo que lo causó están bajo investigación. Ninguna otra información estuvo disponible de inmediato.

En una carta enviada el miércoles al comisionado de CBP, Chris Magnus, los grupos de ACLU pidieron una investigación sobre el accidente por parte de la Oficina de Responsabilidad Profesional (OPR) de la agencia. También pidió que los involucrados en el accidente no sean expulsados bajo el Título 42.

“Todos los ocupantes del vehículo deben tener la oportunidad de consultar con un abogado, estar disponibles para los investigadores y buscar todas y cada una de las protecciones y recursos legales que puedan estar disponibles para ellos”, dice la carta.

Los choques que involucran persecuciones a alta velocidad de la Patrulla Fronteriza siguen bajo escrutinio, ya que se han informado aumentos en los choques mortales que involucran a la agencia.

Entre los casos de alto perfil se encuentra el accidente de junio de 2020 cuando un Chevrolet Cruze con 10 personas a bordo chocó contra un tráiler en una curva a lo largo de Paisano Drive, en el Centro de El Paso, durante un intento de contrabando de personas. Siete personas, incluidos cuatro adolescentes de El Paso, murieron en el lugar.

La Patrulla Fronteriza negó que estuviera persiguiendo al automóvil en el momento del accidente, aunque dos sobrevivientes del accidente y otros testigos afirmaron lo contrario, informó previamente El Paso Matters.

Otro accidente ocurrió el 3 de agosto de 2021, cuando un contrabandista de migrantes que evadía un puesto de control de la Patrulla Fronteriza en la Carretera Estatal 185 de Nuevo México perdió el control de su vehículo. Dos personas murieron, incluido un ciudadano norteamericano cuyo padre es ahora cliente de ACLU de Nuevo México. Otros ocho resultaron heridos.

Rebecca Sheff, abogada senior de ACLU de Nuevo México que se especializa en los derechos de los inmigrantes, dijo que “el patrón es demasiado familiar”.

En 2021, hubo 23 muertes por persecución de vehículos vinculadas a encuentros de la Patrulla Fronteriza, según ACLU. La organización creó un rastreador que incluye todos los encuentros fatales conocidos con el personal de CBP según lo informado por la Oficina de Asuntos Públicos de la agencia y los medios de comunicación hasta enero de 2010.

A partir del 5 de julio, el rastreador enumera 241 muertes, incluidas 89 relacionadas con persecuciones de vehículos. De las 241 muertes, 35 figuran como muertes de ciudadanos o residentes legales de EU.

El escrutinio de ACLU sobre las persecuciones de la Patrulla Fronteriza se extiende a las prácticas de investigación de la agencia.

“Hay un sesgo inherente y un conflicto de intereses cuando la Patrulla Fronteriza investiga por su cuenta”, dijo Sheff.

Las unidades especiales de la Patrulla Fronteriza llamadas Equipos de Incidentes Críticos (CIT) ayudan a recopilar evidencia y realizar entrevistas en investigaciones que involucran a agentes. Los equipos estaban bajo la dirección de la Oficina de Responsabilidad Profesional de CBP.

El comisionado de CBP envió en mayo un memorando a los jefes de la Patrulla Fronteriza y otras agencias indicando que los Equipos de Incidentes Críticos se disolverán antes del 1 de octubre. Los incidentes críticos que involucren al personal de CBP serán manejados por la Oficina de Responsabilidad Profesional. La oficina también servirá para apuntalar a CBP en entidades externas de investigación y enjuiciamiento relacionadas con estos incidentes, según el memorando.

“Para garantizar que nuestra agencia logre los niveles más altos de responsabilidad, la OPR será la entidad de CBP responsable de responder a incidentes críticos y garantizar que todas las revisiones e investigaciones sean realizadas por personal con la experiencia, capacitación y supervisión adecuadas”, dice el memorando.

El portavoz de CBP dijo que el incidente de Santa Teresa está siendo investigado por la OPR.

Sheff dijo que ACLU en Texas y Nuevo México también están pidiendo que se conserven todos los registros de los Equipos de Incidentes Críticos y que haya una investigación independiente sobre esos casos, ya que pueden estar “potencialmente contaminados”.

“Necesitan ser revisados a profundidad”, dijo.