El Paso

El Paso, epicentro de trata de personas

Con violencia y engaños, víctimas son obligadas a prostituirse o trabajar con mínima remuneración

Ivanna Leos / El Diario de El Paso

martes, 11 enero 2022 | 05:00

En enero, mes de concientización sobre la trata de personas, el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en El Paso dio a conocer que durante la pandemia de Covid-19, los crímenes por este delito han ido en aumento en todo el país, incluida la región de El Paso. 

La agente especial supervisora del FBI, Aída Reyes, explicó que la trata de personas es la explotación ilegal de un individuo. Explicó que por su cercanía con México y la proximidad con la Interestatal 10 (I-10), que recorre el país de Oeste a Este, El Paso se ha convertido en epicentro de este delito.

“Diría que en El Paso vemos algunas víctimas que fueron contrabandeadas desde México. La mayor parte del tiempo a El Paso, sin embargo, no se quedan aquí”, dijo.

“Luego creemos que son enviados a ciudades más grandes como Houston o el área de Chicago”, agregó.

Reyes dijo que alrededor del 20 por ciento de los casos del FBI se atribuyen al tráfico de personas, mientras que el resto son delitos contra niños que pueden ser cualquier otra actividad delictiva contra un menor.

“Los traficantes utilizan la violencia, la manipulación o falsas promesas de trabajos bien remunerados o relaciones románticas para explotar a las víctimas. Las víctimas se ven obligadas a trabajar como prostitutas o aceptar trabajos como trabajadoras migrantes, domésticas, de restaurantes o de fábricas con poca o ninguna remuneración. La trata de personas es un crimen atroz que explota a los más vulnerables de la sociedad”, comentó.

La agente dijo que, a lo largo de la pandemia, se ha visto un aumento significativo desde el año pasado.

“El año pasado creo que tuvimos un total a nivel nacional de poco más de 700 casos. Ahora son hasta mil 700. Lo atribuyo a que las personas están más conectadas en línea”, dijo.

“La educación ahora es virtual, los niños están más en línea, incluso los adultos, así que es una oportunidad para que los individuos se aprovechen de esas personas que saben que están aisladas y no pueden revelar sus vulnerabilidades”, añadió. 

Reyes dijo que existen tres tipos de trata de personas:

El tráfico sexual, cuando las personas se ven obligadas por la fuerza, el fraude o la coerción a participar en actos sexuales comerciales. El tráfico sexual de un menor ocurre cuando la víctima es menor de 18 años. Para los casos que involucran a menores, no es necesario probar la fuerza, el fraude o la coacción.

El tráfico laboral, cuando las personas son obligadas por la fuerza, amenazas o fraude a realizar un trabajo o servicio y la servidumbre doméstica, cuando las personas dentro de un hogar parecen ser niñeras, amas de casa u otros tipos de trabajadores domésticos, pero están siendo controlados y explotados.

La agente dijo que el contrabando y la trata de personas se confunden pero en realidad son dos cosas muy diferentes.

“El contrabando de personas es cuando un individuo o un grupo de individuos pagan una tarifa para ser introducidos de contrabando en un país, por lo que es consensuado, normalmente veo que nadie es forzado o forzados a venir a un país diferente”, dijo Reyes.

“Ahora, esto no quiere decir que el contrabando de personas no pueda convertirse en trata de personas. A veces vemos esto en hoteles, casinos, clubes nocturnos, salones de masajes, en donde vemos tráfico laboral”, añadió. 

Añadió que una de las señales es que los menores hablan con personas desconocidas en línea.

“Para los adolescentes, creen que están hablando con una niña o un niño que es similar o cercano a su edad y en algunos casos, no es totalmente con quien ellos creen, por lo que esas son algunas cosas a tener en cuenta”, señaló Reyes.

“Muchas veces les piden verse en alguna habitación de hotel o en otro lugar, y si no van les dicen que sus fotos se publicarán en línea, por lo que, por supuesto, hacen lo que se les pide y así es como a veces quedan atrapados en la trata de personas”, comentó.

Reyes pide que si sabe de alguien que esté involucrado en la trata de personas llame al 911, quienes son los primeros en responder.

“Sin embargo, si cree que algo está mal les aconsejaría llamar al 888-373-7888 o también pueden enviar un mensaje de texto para pedir ayuda al 33733”, finalizó.