El Paso

El Paso, sin recursos para apoyar a migrantes

Gobierno federal le debe dinero a la Ciudad; en tanto, aumentan cruces de extranjeros

De la Redacción/ El Diario de El Paso

martes, 22 noviembre 2022 | 09:06

El Paso.- A poco más de un mes para que deje de operar el llamado Título 42, que expulsa en automático a migrantes para evitar contagios de Covid, la Ciudad de El Paso carece de recursos para apoyar a los extranjeros que cruzan por esta región a Estados Unidos.

Entre agosto y octubre, la Ciudad destinó una gran cantidad de recursos a un Centro de Bienvenida a migrantes en el Centro e incluso rentó decenas de camiones chárter para transportarlos a “ciudades santuario” de la Costa Este.

Ahora, mientras el flujo de migrantes va en aumento y se esperan más a finales de diciembre, la situación es todavía más crítica.

En una reunión de actualización de los migrantes realizada el lunes en el Cabildo de El Paso, autoridades señalaron que la Ciudad todavía espera 7.28 millones de dólares de los contribuyentes locales, los cuales fueron destinados a responder a la situación migratoria a principios de año. El cheque llegaría después del 5 de diciembre, según informó el alcalde Oscar Leeser.

Durante tres meses, la Ciudad operó un centro de procesamiento y fletó autobuses cuando los migrantes de Venezuela cruzaron a El Paso sin patrocinadores ni dinero para ir a su próximo destino. 

Ahora, con el flujo constante de migrantes, funcionarios federales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) le pidieron recientemente al subadministrador municipal Mario D’Agostino que la Ciudad reabra un centro de procesamiento temporal por 30 días.

La Ciudad dijo que abriría el centro únicamente si CBP pudiera pagar $3 millones por adelantado. CBP sólo pudo proporcionar $600 mil.

D’Agostino dijo que la Ciudad está usando ese dinero para continuar los esfuerzos que ya tienen y no están abriendo un centro de procesamiento temporal.

Los datos del Municipio muestran que hay entre 500 y 900 liberaciones comunitarias de migrantes por día en el mes de noviembre. En octubre hubo entre 300 y mil 200 liberaciones diarias en las calles de El Paso.

D’Agostino precisó que los costos continúan aumentando a un ritmo más lento porque todavía hay más de 60 miembros del personal de la Ciudad dedicados a trabajar en la situación de los migrantes. 

La Ciudad dice que esos miembros del personal están integrados en organizaciones no gubernamentales (ONGs) y están ayudando a los migrantes que esperan vuelos en el Aeropuerto Internacional de El Paso.

Al hablar sobre el personal de la Ciudad que apoya a las ONGs, el administrador de la Ciudad de El Paso, Tommy González, dijo que era necesario tener personal que ayudara a esos refugios porque, “si eso falla, entonces todo el sistema falla”.

Funcionarios de la Ciudad dijeron que, dependiendo de la cantidad de migrantes sin patrocinio, es posible que El Paso deba revisar los esfuerzos de transportar a los migrantes a otras ciudades.

Consideran a Fort Bliss

D’Agostino dice que la Ciudad está preparada para abrir un centro de procesamiento y comenzar el programa de autobuses una vez más si es necesario.

En la reunión del Cabildo del lunes, se reveló que la Ciudad ha estado en conversaciones con el Gobierno federal para solicitar que se abra Fort Bliss para ayudar con la situación.

En junio de 2021, la instalación militar se abrió para albergar y procesar temporalmente a los inmigrantes que escapaban de Afganistán. 

En terrenos de Fort Bliss también opera un albergue para niños migrantes que cruzaron solos la frontera, a quienes se les busca contactar y reunir con padres o tutores en Estados Unidos.

El Título 42, la orden de salud que permitía a los funcionarios de inmigración expulsar a los solicitantes de asilo, fue anulada por un juez federal de Distrito el 15 de noviembre.

El juez Emmet Sullivan, del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Washington, D.C., dijo que la orden era perjudicial para los migrantes y que era “caprichosa y arbitraria”.

El levantamiento del Título 42 no entrará en vigencia hasta el 21 de diciembre, por petición de las autoridades federales que solicitaron una prórroga para ajustarse ante las nuevas condiciones de cruce masivo de inmigrantes. 

Existe la preocupación de que una vez que se levante la orden de salud, El Paso volverá a verse inundada con una afluencia de inmigrantes que será demasiado difícil de manejar, lo que hará que los inmigrantes sean liberados en las calles del Centro.

En este momento, una política federal de inmigración dice que los venezolanos no pueden cruzar al país a menos que ya tengan un patrocinador. Cuando se levante el Título 42, esa política se anulará.